Argentina: #Misiles por leche, o una política estratégica de producción de alimentos

Misiles de la leche.La audacia de Rusia para proveer equipamiento militar a Nueva Zelanda como forma de pago para la leche.
El ex Primer Ministro Jim Bolger fue “absolutamente sorprendido” cuando le ofrecieron un submarino nuclear y dos MiGs en lugar de dinero en efectivo, revela un nuevo libro.
¿Cómo establecer un proyecto de ley bastante considerable para su entrega de leche? Si usted es una superpotencia sin dinero, la respuesta es aparentemente ofreciendo un par de aviones de combate y un submarino nuclear como forma de pago.
La extraordinaria oferta fue hecha por Rusia a Nueva Zelanda en 1993, datos revelados en el nuevo libro.
Después del colapso de la Unión Soviética, Rusia se esfuerza por pagar los $ 100 millones que adeuda a Nueva Zelanda para una amplia gama de productos lácteos importados.
En una reunión con funcionarios rusos para discutir los términos de pago, Jim Bolger, el entonces Primer Ministro de Nueva Zelanda, fue “absolutamente sorprendido” con la propuesta que le hicieron  de ofrecer equipamientos militares en lugar de efectivo, según el autor Clive Lind.
Lind, que entrevistó a Bolger, y al ex presidente del consejo de lácteos de Nueva Zelanda, Dryden Spring, quien también estuvo presente en la reunión, dijo que la oferta fue hecha por Alexander Shokhin, entonces vice primer ministro de Rusia.
“Los rusos estaban tratando de obtener líneas de crédito antes de que Shokhin hubiese mencionado otros acuerdos de financiación”, dijo Lind a The Guardian Australia. “Hizo hincapié en que los aviones MiGs eran muy convenientes y también tenían tanques adicionales para ofrecer. Jim Bolger tuvo que explicar que él no estaba interesado en los tanques de segunda mano.”
Tal vez lo más impresionante, Shokhin, le ofreció un submarino nuclear con la finalidad de que la deuda con Rusia tuviese un final. Tomando nota de que Nueva Zelanda es un país que no es movido por  armas nucleares, se sugirió que conectara el navío a la red nacional y que lo utilizara como fuente de energía para una ciudad costera.
“Bolger recordó la reacción que podría haber acarreado si hubiera regresado a una Nueva Zelanda libre de armas nucleares y dijera a la gente que no tenía dinero para ellos, pero, en cambio, se había asegurado de un submarino nuclear”, dijo Lind. “Él simplemente no iba a volar”.
Después de, cortésmente, haber declinado la oferta de los equipamientos militares, Nueva Zelanda logró obtener una serie de pagos periódicos de Rusia, por un total de aproximadamente $ 30 millones – menos de un tercio de la deuda total.
Pero este resultado no fue del todo infundado. Como Lind explica: “El mundo se inundó con mantequilla en aquel momento, así que precisábamos que Rusia tomara la nuestra. Mientras se necesitaba el dinero para pagar a nuestros agricultores, también fuimos obligados a asegurar un mercado para nuestra mantequilla, y Rusia ha aceptado.”
“Además, se puede comprar aviones MiGs por menos de $ 30 millones. Hubo un tipo que compró uno en Nueva Zelanda por sólo $ 15.000 no hace mucho tiempo.”
El libro de Lind, “Till the Cows Came Home”, será lanzado el próximo mes.

Fuente: The Guardian
Traducido por Leticia Jorge

Etiquetas : , , ,
Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Un Comentario

*

Criterios en la moderación de comentarios que tendrá en consideración eDairy News en todas sus publicaciones.

  • No sé considerarán insultos de cualquier tipo en contra de cualquier persona, sea usuario, moderador ó editor. Sólo se aceptarán denuncias realizadas con nombre y apellido del autor del comentario, previa confirmación de moderador.
  • Críticas destructivas infundadas y gratuitas o expresiones de mal gusto, sean ofensivas, racistas o xenófobas.
  • Hacer SPAM, (Insertar vínculos de páginas web no relacionadas con el tema, proporcionar correos electrónicos, etc…)
  • Comentarios que no tengan sentido con la nota o con el sector lácteo.

Noticias relacionadas


Top