Canadá cuestiona juicio de Trump sobre “comercio injusto” en lácteos

Bottles of milk are rinsed after being filled on the production line at the a2 Milk Co. plant in Sydney, Australia, on Friday, Feb. 26, 2016. Founded in 2000 by New Zealand scientist Corran McLachlan and multimillionaire farm owner Howard Paterson, a2 Milk's market value has more than tripled to NZ$1.2 billion over the past year. Photographer: Brendon Thorne/Bloomberg via Getty Images

MacNaughton respondió de esta manera a las afirmaciones de Donald Trump en el sentido de que el país de la hoja de maple ha jugado un “comercio injusto” a los productores estadounidenses.

En su discurso de ayer, al arremeter de nuevo contra los socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Trump dijo que “en Canadá algunas cosas injustas han pasado a nuestros productores de leche y vamos a comenzar a trabajar en eso”.

Los hechos no respaldan esas afirmaciones, escribió el diplomático en una carta dirigida a los gobernadores de Nueva York y Wisconsin, cuyos productores de lácteos han expresado su descontento por pérdidas financieras.

El diplomático canadiense anexó a su misiva un reporte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que indica que la sobreproducción de lácteos en territorio estadounidense y alrededor del mundo es la razón de tener “resultados pobres” en el sector lechero de la Unión Americana.

David MacNaughton fue más allá al acusar a Washington de “hipocresía” al señalar que ese país importa un pequeño porcentaje de leche de lo que importa Canadá, destacando que Estados Unidos tiene actualmente “más acceso” que otros países al mercado lechero canadiense debido al TLCAN, de acuerdo con información divulgada en la capital canadiense.

Sin embargo, los productores estadounidenses acusan a su vecino del norte de bajar los precios de la leche ultrafiltrada para dejarlos fuera del mercado.

Algunos analistas advierten que las medidas de Trump pudieran afectar duramente al sector ya que al abrir más el mercado lechero a los productos estadounidenses podría desestabilizar a la industria, que buscaría una forma de compensación gubernamental.

En el otoño pasado el gobierno de Justin Trudeau anunció que otorgará 350 millones de dólares en compensaciones a los productores de leche canadienses que pudieran verse afectados con el recién firmado Acuerdo de Libre Comercio Canadá-Unión Europea (CETA), que permitirá más importaciones de queso.

Fuentes del Ministerio de Finanzas adelantaron al diario The Globe and Mail que el ministro Bill Moorneau le dirá a la administración Trump que Canadá se opone a la política “Buy American”.

El ministro Morneau participará en la reunión del Fondo Monetario Internacional y el Grupo del Banco Mundial que se realizará del 21 al 23 en Washington.

Canadá celebra que después de intensas conversaciones entre gobernadores canadienses de Ontario y Quebec, el estado de Nueva York no incluyó la provisión de “Compre estadounidense” en su presupuesto.

Brad Duguid, ministro de Economía de Ontario, la provincia más poblada del país, afirmó que cualquier medida que haga la administración Trump para incrementar el costo del comercio entre ambos países afectará a nueve millones de estadounidenses, cuyos empleos dependen del comercio “sin restricciones” entre los dos países del norte.

Canadá cuestiona juicio de Trump sobre “comercio injusto” en lácteos

*


*

Noticias relacionadas


Top