¿La venta de leche cruda es una nueva vía de negocio para los ganaderos?

Esta cifra no es apenas nada en comparación con las ocho toneladas de leche de vaca que se producen al año en España para vender, transformar en otro producto lácteo o para exportar.

Cataluña acaba de aprobar un decreto que permite la comercialización a pequeña escala de leche cruda, sin pasteurizar ni esterilizar, algo que hasta ahora estaba prohibido. Sólo se permitía su consumo individual, aunque éste “es muy marginal y está ligado a muy pocas explotaciones ganaderas”, explica Luis Calabozo, director general de Fenil, la Federación Nacional de Industrias Lácteas, que representa a una mayoría de las empresas del sector.

Si desde el punto de vista sanitario hay dudas sobre los riesgos que puede acarrear su venta, desde el punto de vista económico no caben interrogantes: no es un gran negocio para los ganaderos pues “su demanda es muy marginal”. “El porcentaje de explotaciones ganaderas que se dedican a la leche cruda es mínimo, pues la mayoría están modernizadas y tienen automatizados sus procesos para tratarla”, señalan en Fenil.

La organización de ganaderos UPA, que representa al primer eslabón de la cadena, sí cree que la venta de leche cruda “es una manera para diversificar la explotación” de algunos ganaderos y una forma de “obtener un valor añadido por el producto”, un precio justo por él. “Los ganaderos podemos suministrar sin ningún problema un producto sobre el que existe un interés creciente”, señalan.
Años turbulentos para la leche

El sector lácteo ha vivido unos años complicados, sobre todo desde que en 2015 se suprimieron las cuotas lácteas en la Unión Europea. Estas cuotas fijaban un máximo de producción en cada uno de los países. España tenía una cuota por debajo de su consumo, de seis millones de toneladas de producción. El resto lo tenía que importar producto a otros países.

La supresión de estas cuotas provocó cierto desorden en el sector y los precios cayeron. España está entre los países de la Unión Europea en los que peor se paga al ganadero, con un precio de 0,31 euros por litro, según datos de la Unión de Pequeños Agricultores.

“Los productores llevan tiempo adaptándose a esta nueva realidad de un sector que es muy volátil”, señala por su parte Calabozo. Para Fenil, la venta de leche cruda no es una solución al problema de los ganaderos. “Desde el punto de vista económico los beneficios no compensan si se tienen en cuenta los riesgos que entraña dejar en manos del consumidor su tratamiento”.
Consumo

El consumo en España de leche líquida fue de 2.500 toneladas en 2017, la misma cifra que en el año anterior, según datos de la consultora Nielsen, que tiene en cuenta la cantidad de leche envasada de todos los tipos que compramos en las distintas superficies de venta (supermercados, hipermercados, autoservicio…).

De todos los tipos de leche, la fresca fue la que más aumentó su facturación, un 14% más que en 2016 (42.497 miles de litros). Esto demuestra el interés creciente que tiene el consumidor por los productos naturales, sin procesar. Para Fenil, esta medida no es por tanto “una demanda del sector sino más bien del consumidor”, que busca productos apegados a la tradición.

Autor:
Fuente: El Mundo
Link: http://www.elmundo.es/economia/ahorro-y-consumo/2018/08/02/5b6034f5468aeb4d668b465c.html

Etiquetas : , , , ,
Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

*

Criterios en la moderación de comentarios que tendrá en consideración eDairy News en todas sus publicaciones.

  • No sé considerarán insultos de cualquier tipo en contra de cualquier persona, sea usuario, moderador ó editor. Sólo se aceptarán denuncias realizadas con nombre y apellido del autor del comentario, previa confirmación de moderador.
  • Críticas destructivas infundadas y gratuitas o expresiones de mal gusto, sean ofensivas, racistas o xenófobas.
  • Hacer SPAM, (Insertar vínculos de páginas web no relacionadas con el tema, proporcionar correos electrónicos, etc…)
  • Comentarios que no tengan sentido con la nota o con el sector lácteo.

Noticias relacionadas


Top