Mejor no hablar de ciertas cosas: la lechería argentina volvió a ingresar en una fase de oscurantismo estadístico

El año pasado uno de los grandes logros de la política agroindustrial argentina fue la posibilidad de volver a disponer de estadísticas públicas de la actividad lechera luego de varios años de oscurantismo kirchnerista.

Pero duró poco: este año no es posible saber cómo evolucionó la producción de leche en el mercado argentino. Los únicos datos publicados al respecto por la Subsecretaría de Lechería de la Nación corresponden a variaciones porcentuales (sin datos absolutos) medidas a “tambo constante”, es decir, relevadas de una muestra parcial de tambos.

La excusa, para ese déficit de información, reside –según se indica en el último informe mensual del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina– en el hecho de que las estadísticas oficiales “aún se encuentran en un proceso de acomodamiento”, mientras que el sitio de la propia Subsecretaría de Lechería indica que “a raíz del rediseño que estamos llevando adelante de nuestros sistemas de relevamiento de información (Siglea y resolución 230/16) la publicación de estadísticas podría sufrir algunas demoras”.

Pero fuentes de la cadena láctea indican que la razón por la cual se demora la difusión de las estadísticas oficiales es el hecho de que, si las mismas se hicieran públicas, quedaría en evidencia el importante crecimiento registrado por la comercialización de leche fuera del circuito formal (que algunos llegan a estimar en el orden del 20% de la producción total).

La informalidad podría constituir, en muchas situaciones, el último refugio de miles de tambos de baja escala que, en condiciones de plena formalidad, deberían experimentar quebrantos importantes.

El costo promedio integral de un tambo “mediano” en la cuenca lechera del oeste de Buenos Aires fue en noviembre pasado de 6,27 $/litro, mientras que el de uno “pequeño” se ubicó en 6,49 $/litro, según datos publicados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina en base a cálculos del INTA.

La cuestión es que, según la Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste (Caprolecoba), un tambo de 4500 y 1500 litros diarios recibió el mes pasado un precio de referencia máximo de 5,55 y 5,50 $/litro respectivamente. Eso implica que, en el mejor de los casos, en noviembre los tambos medianos y pequeños –operando formalmente– habrían perdido 0,72 y 0,99 peso por cada litro producido (situación que, lejos de tratarse de una novedad, viene de arrastre hace más de un año atrás).

Los modelos, a partir de los cuales se calculan los costos, son construcciones teóricas que no contemplan el impacto de factores coyunturales como desastres climáticos. El costo promedio integral incluye amortizaciones y costo de oportunidad de la tierra.

 

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Un Comentario

  1. sin futuro said:

    será que hay mas productores vendiendo en negro?. A mi me parece que lo que se ve es un cierre muy importante de tambos en los últimos dos años y que la industria y la SSL no quiere reconocer la caída de producción.

*

Criterios en la moderación de comentarios que tendrá en consideración eDairy News en todas sus publicaciones.

  • No sé considerarán insultos de cualquier tipo en contra de cualquier persona, sea usuario, moderador ó editor. Sólo se aceptarán denuncias realizadas con nombre y apellido del autor del comentario, previa confirmación de moderador.
  • Críticas destructivas infundadas y gratuitas o expresiones de mal gusto, sean ofensivas, racistas o xenófobas.
  • Hacer SPAM, (Insertar vínculos de páginas web no relacionadas con el tema, proporcionar correos electrónicos, etc…)
  • Comentarios que no tengan sentido con la nota o con el sector lácteo.

Noticias relacionadas


Top