Pequeños productores de leche exigen mejores pagos

pequenos-productores-de-leche-exigen-mejores-pagos

Pues por cada litro reciben entre 33 a 35 centavos, con lo que deben cubrir el pago del pasto con el que alimentan al ganado, las semillas para los sembríos, la cancelación de los impuestos de los terrenos, entre otras deudas que genera la tenencia de vacas de ordeño.

Ángel Toapanta, productor de Píllaro, manifestó que es imposible cubrir todos los gastos únicamente con el dinero que recibe cada quincena por la entrega diaria de la leche.

Según explicó actualmente tiene tres vacas de las cuales obtiene en promedio 47 litros, esto equivale a 15 dólares con 98 centavos que recibe por parte de la persona que le compra la leche.

A este valor debe restarle la cancelación del tractor que contrata para arar la tierra, el pago de las personas que le ayudan a laborar y el dinero que implica transportar la alfalfa desde su terreno ubicado en una zona lejana al lugar donde están los rumiantes.

“Es más por costumbre que se tiene, porque uno por más que se esfuerce dando de comer bien al ganado, no se logra nada porque nos pagan muy poco”, comentó Toapanta.

Testimonio

Otro caso similar lo enfrenta Gloria Pérez, quien expresó que debido a que no dispone de los espacios suficientes para sembrar el alimento que consumen las reses, se ve en la obligación de comprar.

Sin embargo, muchas veces no logra reunir el dinero, debido a que los precios varían de acuerdo a la temporada del año, por ejemplo cuando es época de sequía afirmó que ha pagado hasta siete dólares por la mula de hierba.

En otros momentos Pérez dijo que es posible adquirir el alimento en tres dólares la mula, compra que le permite cubrir el alimento de la mañana de sus dos vacas, por lo que mínimo necesita una inversión de nueve dólares para abastecer las tres comidas diarias.

“Según la cantidad que coman las vacas dan la leche, cuando están bien alimentadas entrego hasta 20 litros y si no, va menos de 15”, comentó Pérez.

El pago que recibe después de dos semanas de haber cortado la alfalfa, carreado agua, madrugado para el ordeño, y haber llevado sobre su espalda pesadas cargas, no le alcanzan para mantener su hogar conformado por tres niños.

Por esta razón se ve en la obligación de buscar otra fuente de ingreso, por lo que después de dejar la leche en el portón de su casa sale cada día a trabajar en los terrenos de sus vecinos.

El problema se agrava, pues existen días en que los recolectores no hacen el recorrido, y los campesinos deben hacer quesos o regalar la leche, ya que no pueden guardarla para el siguiente día. (Diario La Hora)

Pequeños productores de leche exigen mejores pagos

*


*

Noticias relacionadas


Top