Precios relativos en el agro: los granos movieron primero

La foto instantánea de la corrida cambiaria dejó mejor posicionados a los granos, pero la película muestra situaciones diferentes y desafiantes entre las cadenas agropecuarias.

Las actividades más debilitadas por la turbulencia deben “hacer el aguante” y maniobrar a la espera de que la volatilidad no dure mucho tiempo.

La brusca devaluación de un 30 por ciento –en relación con fines de 2017– posicionó a la soja y al maíz con mejoras nominales en pesos superiores al 60 por ciento, mientras que los precios ganaderos siguieron estables en este lapso, y los de la leche recuperaron algo de terreno.

Dos velocidades

Con un tipo de cambio más alto, el escenario más probable es optimista para ayudar a la balanza comercial y a la generación de divisas de la exportación, con una perspectiva inmediata de velocidades diferentes, opinó ante Agrovoz el economista Juan Manuel Garzón, del Ieral-Fundación Mediterránea.

Las commodities agrícolas (soja, maíz, trigo) llevarán la delantera, en tanto que otros componentes de la cadena, entre los que se cuentan los productores lecheros y de carnes demandarán más de tiempo para reacomodarse.

De las conclusiones recogidas en estos días, los actores del agro miran por el espejo retrovisor para indicar que las volatilidades traen consecuencias no deseadas y, cuánto más se prolongan, más dañinas resultan.

Recuerdan que un par de años atrás, en agosto de 2015 (con cepos, retenciones, atraso cambiario) la agricultura no era viable, mientras la lechería estaba mejor. Pero poco tiempo después, en agosto de 2016, la lechería se había tornado inviable y los granos volvían a salir a flote.

Con lo cual, todo depende del momento en que se toma la foto. Las volatilidades (recurrentes) ponen a la renta en el sube y baja y en esos vaivenes hasta tropiezan y quedan en el camino quienes hacen bien las cosas tranqueras adentro. Las volatilidades dejan su marca en el cuerpo social.

Pase ganadero

De pronto, la relación granos/carnes les abre oportunidades a inversores que estudian o tienen expectativas de volcar recursos agrícolas a la ganadería.

Un año atrás, con un kilo de novillo se compraban 15 kilos de maíz (ahora la relación bajó a 10). A la vez, en 2015, con atraso cambiario y retenciones, con un kilo de novillo se podían obtener 20-22 kilos de maíz, y en una zona más impactada por los fletes como Salta hasta se podía duplicar esa relación en favor de la transformación en carne.

Con la foto de hoy, los asesores observan que en términos relativos la ganadería está barata. ¿Es el momento de invertir en vacas? Anotan que a principios de 2016, una vaquillona preñada valía 1.100 dólares; ahora estaría en 600 dólares. Entonces evalúan que es momento para poner un pie en este negocio.

Pero otra parte de la biblioteca advierte que si un agricultor neto se pone a comprar vaquillonas, tal vez no llegue a ser tan eficiente encarando un sistema de cría. Desde esta vereda, recomiendan manejarse con cautela; especular con ganancias y con los precios relativos, llevaría a soslayar patrones de eficiencia. Y, tal vez, a meterse en un negocio que podría volverse en contra a la vuelta de la esquina. Esta no es la mirada del Gobierno, que confía en que se abren rumbos alentadores para la exportación.

Autor: Carlos Petroli
Fuente: Agrovoz
Link: http://agrovoz.lavoz.com.ar/actualidad/precios-relativos-en-el-agro-los-granos-movieron-primero

Etiquetas : , ,
Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

*

Criterios en la moderación de comentarios que tendrá en consideración eDairy News en todas sus publicaciones.

  • No sé considerarán insultos de cualquier tipo en contra de cualquier persona, sea usuario, moderador ó editor. Sólo se aceptarán denuncias realizadas con nombre y apellido del autor del comentario, previa confirmación de moderador.
  • Críticas destructivas infundadas y gratuitas o expresiones de mal gusto, sean ofensivas, racistas o xenófobas.
  • Hacer SPAM, (Insertar vínculos de páginas web no relacionadas con el tema, proporcionar correos electrónicos, etc…)
  • Comentarios que no tengan sentido con la nota o con el sector lácteo.

Noticias relacionadas


Top