Oro Blanco y Mansur son las marcas de dos empresas de productores de El Oro y Guayas que buscan colocar sus productos en las perchas de las grandes cadenas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contar con una planta de procesamiento que dio paso a la industrialización de su trabajo artesanal, potenciando la calidad de sus productos, para poseer un registro sanitario y una marca respaldada por su propia empresa es la realidad de 535 productores de las provincias de El Oro y Guayas.

En la primera circunscripción, por ejemplo, 135 familias que se dedican a la elaboración de productos derivados de la leche: yogurt saborizado y con frutas, manjar, queso fresco y mozzarella lanzaron al mercado su marca Oro Blanco.

Lo hicieron después de dos años de esfuerzo asociativo por parte de las siete organizaciones que conforman la empresa Red de Lácteos El Oro: las cooperativas Ganadera “21 de Diciembre”, De Producción y Comercialización Agropecuaria “Unigan” y las asociaciones de Producción y Comercialización Agropecuaria “Asoprocamir”, Autónoma Visión y Desarrollo de mi Tierra “Asovid”, Del Altiplano Orense “5 de Noviembre”, De Ganaderos “Primero de Agosto” y “24 de septiembre”.

A esa labor se sumó el apoyo institucional público-local y el de la Fundación Heifer Ecuador, a través de la ejecución del proyecto Redes Lecheras de los Andes Ecuador, el cual dotó de capacitaciones a los productores, en su escuela de negocios e infraestructura como ordeñadores mecánicos portátiles, frigoríficos industriales, entre otros insumos para el funcionamiento de sus seis plantas de procesamiento.

Cada uno de los productores maneja, desde dos hasta 20 cabezas de ganado, las cuales son tratadas, de forma sostenible, para obtener una materia prima de calidad. En la actualidad sus productos se comercializan en 11 cantones de El Oro con objetivo de ampliarse y entrar a las perchas de los grandes supermercados, sostiene Leonel Asanza, presidente de la empresa. Para ello, agrega el dirigente, el apoyo de los directivos de las cadenas de mercados y restaurantes es vital. “Al optar por nuestros yogures, manjar o quesos, no solo eligen calidad; su compra fortalece el consumo local y la generación de empleo para 135 familias que viven de este trabajo”.

A 220 kilómetros de El Oro se ubica, en Guayaquil, la empresa Manglares Unidos del Sur Ecuador. Ahí, 400 recolectores de concha prieta y cangrejo rojo de las asociaciones: 6 de julio, Nuevo Porvenir, Balao y Huacas, también se convirtieron en empresarios. Bajo su marca Mansur comercializan tres productos estrella: pulpa de concha, pulpa de cangrejo y uña de este último crustáceo, en Guayaquil, Samborondón, Quito, Ambato, Cuenca, Portoviejo y Santa Elena.

Por su calidad, frescura y sabor también son proveedores de una de las cadenas de restaurantes más importante del Puerto Principal: La Pata Gorda, quienes adquieren pulpa y uña de cangrejo. Además, Mansur inició su camino de exportación con pedidos en Estados Unidos, España, Italia y Ucrania. En la actualidad se está gestionando la obtención de los permisos de exportación.

Al igual que la empresa Red de Lácteos El Oro, Manglares Unidos del Sur Ecuador contó con el apoyo de Heifer Ecuador para comercializar productos con valor agregado, a través de capacitaciones y equipamiento de sus cuatro plantas de producción: tres de despulpe de cangrejo y una de concha. La inversión en Mansur supera los USD 198.000.

Pedro Lizarzaburu, gerente de la empresa, agrega que el proceso de industrialización les permite entregar alimentos empacados al vacío con registros sanitarios. Produciendo tres días a la semana, Mansur logra poner en el mercado 360 libras de pulpa de cangrejo, 120 fundas de seis unidades de uña y 300 libras de pulpa de concha.

A la producción de estos alimentos que se esconden en los manglares de la Costa ecuatoriana se suman nuevos productos como la miel de manglar y la harina de cangrejo. Cada planta procesadora de pulpa de cangrejo produce semanalmente cerca de 20 kilos de harina que se obtiene del procesamiento de los desechos o exoesqueleto de cangrejo. A medida que se incrementa la producción de pulpa, también se incrementa el procesamiento de la harina, la cual es utilizada en la industria alimenticia, así como en la cosmética.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas