Francisco Fernández es el director de la Organización de Productores Lácteos Agaprol OPL, la entidad de este tipo con un mayor volumen de leche en España.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde su posición, analiza en esta entrevista exclusiva con VACUNO DE ÉLITE el mercado de la leche, las circunstancias que rodean al sector en la actualidad y las posibilidades de futuro.
PREGUNTA.- ¿Cómo ha influido la pandemia del Covid-19 en el mercado español de la leche cruda de vaca?
RESPUESTA.- Los datos oficiales de los que disponemos son claros; el consumo de productos lácteos en los hogares se ha multiplicado durante la pandemia con crecimientos de hasta el 20% con respecto al año pasado. Estas cifras nos llevan a pensar que en nuestro país se van a producir siete millones de toneladas este año pero aún así seguiremos siendo deficitarios porque la previsión de consumo de pro-ductos lácteos se acerca ya a los diez millones de toneladas, con un déficit que se aproxima a los tres millones de toneladas. Esa condición de país deficitario y el aumento del consumo es lo que hace incompresible la presión que las industrias lácteas y la distribución han protagonizado durante la pandemia para bajar el pre-cio de compra de la leche cruda a los ganaderos. Esa presión es aún más inconcebible si se tiene en cuenta que España sigue siendo uno de los países europeos con precios más bajos, claramente por debajo de los grandes productores como Francia o Alemania.
PREGUNTA.- ¿Tienen las industrias una posición dominante en el sector?
RESPUESTA.- Las industrias y también la distribución que controla el mercado aprovechan la condición de producto perecedero de la leche para intervenir directamente en el mismo. La llegada de los contratos lácteos y la intervención de las organizaciones de productores lácteos ha mejorado la situación con respecto a las prácticas llevadas a cabo en el pasado, pero todavía queda mucho camino por recorrer. Es imprescindible definir exactamente y de forma objetiva el concepto de costes de producción para que no se convierta en una simple cláusula carente de contenido dentro de los contratos lácteos. La legislación existente es suficiente para garantizar un mercado libre y competitivo pero hace falta que la normativa se cumpla. Los ganaderos han presentado cientos de denuncias ante los organismos competentes pero si no hay una reacción por parte de la administración la posición dominante se mantendrá.
PREGUNTA.- ¿Qué herramientas deberían utilizar los productores para mejorar su posición negociadora? ¿Funciona la interprofesional?
RESPUESTA.- La principal herramienta es la exigencia del cumplimiento de los contratos. Desde Agaprol OPL -como la mayor organización de productores de España- defendemos que la negociación de esos contratos no sólo en el precio sino también en el resto de condiciones pactadas y el cumplimiento de lo escrito es esencial para la defensa de los intereses de los ganaderos. Las organizaciones de productores lácteos somos la base para mejorar esas condiciones de negociación. El trabajo hecho durante estos años nos ha permitido pasar de la entrega de la leche sin saber ni el precio que iba a cobrar el ganadero a sentarnos a negociar con la práctica totalidad de las grandes industrias lácteas. El trabajo que queda por delante es todavía mucho pero si los ganaderos se asocian el volumen crecerá y los resultados de las negociaciones será aún mejor. La experiencia de las organizaciones de productores en muchos países de Europa e incluso en otros lugares como Japón demuestra que es posible cambiar la tendencia en la negociación. Está claro que la Unión Europea no habría impulsado estas figuras en defensa del eslabón más débil de la cadena si no tuviera claro que se producen abusos por parte de las industrias. Nuestro reto ahora es hacer ver a todos los ganaderos que la negociación es la única garantía de futuro para el sector.
francisco2
PREGUNTA.- ¿Qué tipo de explotación es la que tiene una mayor posibilidad de tener rentabilidad?
RESPUESTA.- Las granjas en nuestro país están alcanzando un nivel de profesionalización extraordinario. El cumplimiento de criterios sanitarios exigentes, de bienestar animal o de sostenibilidad son algo habitual para los ganaderos españoles y esa es la línea que se va a seguir en los próximos años. El tamaño de la explotación puede parecer importante pero no es esencial para que una explotación alcance niveles de rentabilidad importantes. La tradición que atesoran nuestros ganaderos y la actualización a la que están sometiendo sus explotaciones es extraordinaria y equiparable a la de sus colegas europeos. Ahora sólo falta que la industria y la distribución entiendan que deben pagar un precio por encima de los costes de producción que soportan los ganaderos.
PREGUNTA.- ¿Cómo se espera que sea la evolución del precio de la leche en 2021?
RESPUESTA.- No hay ningún indicador que apunte a una bajada del precio de compra. El consumo está creciendo, España sigue siendo deficitaria y el buen hacer de los ganaderos es reconocido por los consumidores españoles. Todo eso debería no sólo mantener el precio de la leche sino que -por la ley de la oferta y la demanda- el precio debería subir. A nivel internacional y, pese a la volatilidad del mercado por la incertidumbre derivada de la pandemia, los indicadores apuntan a nuevos crecimientos y la sostenibilidad de los precios. China parece haber retomado la senda del crecimiento en el consumo y si su nivel de crecimiento en la demanda se consolida, el precio a nivel mundial debería continuar creciendo. Países como Estados Unidos ya están registrando importantes subidas en el precio y todo ello debiera afectar a Europa con tendencias similares.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas