El directivo nos compartió su estrategia para potenciar el desempeño de Alpura. Conoce las claves para encender la chispa con el consumidor.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Francois Bouyra ha logrado sortear con éxito los retos que implica la alta dirección en el sector consumo. El actual director general de Alpura tiene 29 años de experiencia en México en posiciones ejecutivas dentro de empresas como Lala, José Cuervo, Casa Pedro Domecq y Grupo AlEn. El directivo tiene una nueva misión, según su propio diagnóstico: potenciar el desempeño de un gigante dormido y volver a encender la chispa con el consumidor.

El 21 de junio pasado, Alpura anunció la llegada del ejecutivo de origen francés como su nuevo director general. Desenfado, cordial y directo, Francois Bouyra nos comparte sus planes para el futuro de la marca de lácteos, lo que no le gusta de sus competidores y un par de consejos para las nuevas generaciones de ejecutivos.

¿Qué te motivó a aceptar este reto profesional?

Soy originario de un pueblito muy agropecuario del suroeste de Francia, entre Burdeos y Toulouse. Y lo que siempre me enseñaron mis papás fue el genuino valor de los buenos productos, de los productos del campo. Recuerdo con cariño cómo ordeñaba vacas y jugaba en el pasto… Yo nací ahí, en un campo tradicional donde obteníamos leche y hacíamos la mantequilla. Cuando vives el mundo del maíz, de los borregos, de las vacas, cuando vives ese arraigo, es algo que te pega sanamente. En las empresas que he trabajado, siempre he procurado que los productos tengan ese genuino valor. Cuando Alpura me ofreció entrar para maximizar su potencial, se me hizo sumamente natural porque es una empresa muy ganadera, muy cercana a los productores de leche. Estoy muy contento con esta nueva misión.

Sobre este arraigo al campo y el compromiso con la autenticidad de los productos, ¿has trazado la estrategia para afianzar a Alpura como el segundo productor de lácteos en México y, por qué no, ganarle terreno a Lala? Somos unos enfermos de la calidad, de los productos bien hechos. Tanto en leches, cremas, quesos y yogures, en todo. Tenemos un entrañable convencimiento de ofrecer un buen producto, bien vendido, con alto valor agregado. Mientras que otros piensan exclusivamente en la venta económica, nosotros claro que queremos sostener nuestra participación como segundo lugar de México, pero de ninguna manera vamos a sacrificar nuestra calidad por el volumen. Todos nuestros productos son hechos 100% con leche de nuestros ranchos, nadie puede presumir algo similar.

Con una obsesión por la calidad como la que mencionas, ¿qué ingredientes hacen falta para que Alpura crezca aún más?

Uno: Marketing. Necesitamos comunicar con más intensidad la calidad de los productos y eso pasa por campañas de publicidad mucho más agresivas. Lo que van a ver a finales de este mes (octubre) en cuanto a la comunicación sobre la calidad de nuestra leche, va a ser todo un éxito. Dos: innovación. Ese es otro elemento importante que necesitamos mejorar en los próximos meses. Necesitamos mejorar texturas, sabores y empaques. En eso estamos, creo que los cambios van a satisfacer mucho al consumidor.

¿Qué categorías de producto necesitan más trabajo en ese sentido?

Podemos mejorar en los productos tradicionales, leche y yogur, en lo que decía: texturas y sabores. Pero si el consumidor tiene interés en conocer los productos pseudolácteos, como la leche de almendras o soya, los ofreceremos. No es nuestra visión primaria, pero nuestra misión es una mejor nutrición de México, y si esto significa entrar al negocio de productos no lácteos, ahí estaremos.

¿Cuáles fueron las primeras decisiones de negocio que tomaste al llegar a Alpura en junio pasado y cómo han resultado?

Nuestra empresa se quedó medio dormida. Es una empresa de 50 años de edad que tiene como principal desafío animarse, enfocarse, ser más agresiva. Encontré como primer reto despertar nuestro factor humano para ser más ágiles, con más empuje. Esa fue una de las primeras tareas: despertar a Alpura, encender la chispa, y ahí vamos.

Luego de ese primer diagnóstico, ¿cuáles serán los pasos a seguir en los próximos meses?

El siguiente reto es llevar la marca Alpura a un nivel de actualidad, de juventud mucho más palpable. Mucha gente creía que la leche Alpura se vendía sola y no es así. Entonces, estamos despertando a la gente, enfocándola a un plan estratégico muy claro y unirnos como equipo. El organigrama de una empresa de productos de consumo es una cancha de fútbol: en la portería, el director jurídico; director de finanzas y director de producción son los defensas centrales, recursos humanos y tecnologías de la información son los laterales, el director de logística y distribución es el medio campo, cercano a la defensa; marketing es el medio creativo y ventas es el goleador. Cuando logras tener al equipo bien organizado, la gente cree en lo que les propones.

¿Cómo organizar a este equipo de 10 mil jugadores, que son los colaboradores de Alpura?

Comunicar, comunicar, comunicar. A dónde vamos como empresa y cuál es el rol que va a jugar cada uno. Si quieres tener éxito en el manejo de la empresa en términos cotidianos, la cercanía entre los departamentos es indispensable. La gente debe tener claro cuál es su posición en la cancha: logística y distribución recupera la pelota, se la pasa a marketing que centra y ventas remata para hacer el gol. Que cada uno sienta que su rol es indispensable. Los primeros seis o nueve meses son muy complicados porque no se la creen, pero cuchillito de palo, cuchillito de palo…

¿Qué visión tienes para la empresa, a dónde quieres llevarla en los próximos años?

Te la contesto al chile: Alpura va a ser la empresa de productos lácteos más querida y favorita de México. No seremos la más grande pero seremos la más apreciada en términos de calidad, sabor, textura, empaques… No vamos a alcanzar el tamaño de Lala, pero tampoco seremos rebasados por Santa Clara. La empresa láctea que más va a disfrutar el consumidor mexicano va a ser Alpura, eso te lo garantizo. Tenemos una calidad fuera de serie. En Alpura hay una obsesión por la calidad indescriptible.

¿Podría decir que esa obsesión es el gran diferenciador con la competencia?

En yogures tenemos alrededor de 11% de participación en el mercado. Alguna vez me preguntaron: ¿por qué no más? Porque somos los mejores. Necesitamos que la gente disfrute de yogures con trozos de fruta y leche. No con leche rehidratada traída de Estados Unidos. Nosotros hacemos nuestros yogures con leche fresca y mexicana que nadie más tiene. No voy a vender un yogur de tercera, vamos a seguir ofreciendo los mejores yogures de México. Punto.

¿En qué se debe fijar un líder de la industria de alimentos y bebidas? ¿Es diferente a otros sectores?

No es diferente. Va a parecer súper básico lo que voy a decir, pero la clave está en que hagamos las cosas bien. Hagamos genuinamente las cosas bien. Alpura ha hecho las cosas bien por muchos años y me comprometo a que este valor siga siendo indispensable para nuestro crecimiento.

Con tu experiencia en liderazgo, ¿nos puedes compartir algún consejo para las nuevas generaciones de empresarios?

Me agarran en curva… puedo decir algo de lo que soy: yo llegué a México, luego de terminar mis estudios superiores de comercio, sin un centavo, sin nada. Mi madre a duras penas me compró un boleto a México porque había una oportunidad de trabajo en Danone. Yo sé que es muy trillado pero lo voy a decir, si te la crees, te la crees. Claro que hay un tema de conocimiento técnico profesional que necesitas tener, pero me la creí y México me ofreció, y sigue ofreciendo, magníficas oportunidades para crecer. Los ejecutivos mexicanos podemos colaborar a cambiar a México siempre cuando nos la creemos y damos lo mejor de nosotros.

Finalmente, y para bajar un poco la velocidad en la curva: y tú, ¿cómo tomas tu leche?

Yo tomo todos los días un rico espresso doble con leche Alpura Selecta deslactosada, con mucha proteína. No cambio mi café con leche en el desayuno por nada.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas