Andrea Passerini tuiteó el domingo pasado “Pronóstico de lluvia...a sufrir de nuevo. Agua al cuello por estas playas azotadas de C. Casares Sur. Previa de primavera difícil y tensa. Por lo que pasa tranqueras afuera y adentro. Con Atilra acechando las fábricas y con la desidia y el abandono que puede dejarnos aislados…”
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La contactamos para que nos amplíe su tuit lechero y nos dijo:

“El tuit tiene que ver con un combo de adversidades que por estas épocas estamos atravesando los productores, en general, del Sur de Carlos Casares y, muy en particular, los tamberos.

Estamos inundados desde abril. Muy inundados. No solo porque cayó más lluvia que lo habitual, de hecho, ya llevamos 900mm este mes, que es lo que tiene que llover en todo un año. Ya en mayo estábamos en 800mm y pico.

Pero más allá de ello, porque al Sur de Carlos Casares sí y al norte de Carlos Cáceres no. Bueno, porque de la RN 5 hacia el Norte se han hecho algunas obras de infraestructura básicas, como el canal mercante y la RP 50. De la RN 5 hacia el Sur, donde estamos varios tambos medianos, chicos y grandes, aparte de media docena de pueblos rurales, escuelas y gente que vive y trabaja, la poca que ha ido quedando en toda esa zona rural, no.

La realidad es que la desidia tiene que ver con que las últimas alcantarillas que se repusieron, o que se arreglaron, datan de hace 10 años, de la última inundación del 2012. En estos 10 años, no se revisó una sola alcantarilla, solo para decir algo.

La Tasa Vial que pagamos los vecinos de Carlos Cáceres Sur, va en gran parte a rentas generales, la contraprestación de la tasa que sería para la mejora y el mantenimiento de los caminos rurales no existe, y ahora estamos con el agua al cuello y es poco lo que se puede hacer más que rezar.

Además, hay canales clandestinos que están hechos aguas arriba de donde estamos nosotros, en estancias de miles y miles de hectáreas, de las que los organismos municipales, provinciales y nacionales saben su existencia y no hacen nada. Así que hay que hacer juicio para que tapen esos canales, nos paguen un resarcimiento mínimo por todo el daño ocasionado.

Sumemos que, hace semanas, la pyme más importante de Carlos Casares, que emplea 46 operarios en actividad, está siendo literalmente bloqueada por señores que responden al gremio Atilra.

Atilra que sabemos bien que ha logrado imponer a partir del 2008/9, lo que ellos llaman bonos solidarios, pero que son bonos compulsivos. Es un aporte que las empresas lácteas están obligadas a pagarle al sindicato, por fuera de los aportes de ley.
Esos aportes van directamente al sindicato, a la fundación y a un montón de estructura que tienen para financiar… Bueno, habría que preguntarle a Etín Ponce todo lo que financia.

Así que la realidad es que se nos hace muy difícil a los tamberos del Sur de Casares, un poco más que al resto de los que están en Argentina, este combo que estamos viviendo. Porque además de los números horribles que tenemos, de que los costos en dólares han ido creciendo y los costos en pesos ni hablar, estamos muy por debajo del costo de equilibrio y se nos avecina una campaña de gruesa para hacer el silo con financiamiento irrisorio en montos, por lo que valen hoy los insumos: la urea U$ 900 y pico, el fertilizante mezcla bien arriba de U$ 1000 la tonelada, y así seguimos. Las tasas de interés se han ido a las nubes, por lo que gran parte de los tambos en Argentina no saben cómo van afrontar la confección de las de las reservas para todo el 2023, que hay que encarar en esta próxima primavera.

Seguramente me estoy olvidando de cosas, pero bueno, la pintura es esa. Y el agobio, el hartazgo, la impotencia porque las distintas instancias de estado municipal, provincial y nacional nos dejan solos, nos abandonan literalmente.

Nos abandonan en la infraestructura, y en la Justicia para terminar con ese bloqueo infame que está llevando a cabo Atilra. El señor Walter Torchio, que fue hasta hace poco, hasta fin del año pasado intendente de Carlos Casares y ahora es Senador Provincial, es presidente del Partido Justicialista de Carlos Casares, y el partido justicialista de Carlos Casares, y los concejales y todos los miembros del Frente de Todos explícitamente apoyan a los bloqueadores, que tienen dos denuncias penales con tres ampliaciones de denuncias, hechas por este tipo de violencia.

En esta previa de primavera los ánimos no están bien, y mientras podamos y tengamos una llamita de energía vamos a seguir peleándola, pero desde nuestro m2. Quiénes estamos aquí, intentamos que el resto de la comunidad tanto de Casares como de la provincia de Buenos Aires, conozca las circunstancias que estamos atravesando.

Muchas gracias”

Andrea Passerini
@AnPasserini

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas