Correos electrónicos, contraseñas, nombres de clientes comerciales… Anonymous ha filtrado hasta 10 GB de información confidencial de Nestlé.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde el comienzo de la invasión rusa en Ucrania, Nestlé se ha convertido en el objetivo de activistas y políticos por igual. El motivo es claro, y es que la compañía suiza no ha querido unirse a las cientos de empresas que han abandonado el país liderado por Vladimir Putin; y se ha mantenido firme en suelo ruso a pesar de todas las advertencias. Por esto, el grupo de hackers Anonymous ha decidido actuar, y ha robado 10 GB de datos a la compañía.

Anonymous ha llevado su cruzada a lo largo y ancho de internet, con la intención de hacer que las compañías multinacionales retiren su apoyo a Rusia durante los eventos que se están viviendo en la actualidad. Mientras que algunas de ellas han escuchado, otras como Nestlé han decidido hacer caso omiso a las advertencias. El grupo activista ha comentado en más de una ocasión que aquellas empresas que no retiren sus operaciones en Rusia, se arriesgan a enfrentar ciberataques por su propia mano. Ahora, Anonymous ha cumplido, y Nestlé ha sido la perjudicada.

Estos 10 GB de datos se traducen en correos electrónicos, contraseñas y clientes corporativos de Nestlé; así como también una muestra de datos de más de 50.000 clientes comerciales. Las acciones de Anonymous comenzaron al finalizar la ventana de 48 horas que habían dado a la compañía de alimentos para abandonar suelo ruso.

La participación de Anonymous durante la guerra de Ucrania

Credit: Chaozzy Lin

Anonymous ha pasado a tener un perfil mucho más alto durante el conflicto entre Rusia y Ucrania. El grupo activista ha estado usando todo su poder para ayudar de todas las maneras posibles al gobierno ucraniano y a los habitantes de la región.

Parte de esta ayuda ha llegado en forma de ciberataques a organizaciones del estado, así como a medios de información y webs controladas por el Kremlin. Uno de los más grandes y recientes fue el hackeo a Roskomnadz, el regulador que censura los medios en Rusia.

Hacemos un llamado a todas las compañías que continúan operando en Rusia y pagando impuestos para el presupuesto del régimen criminal del Kremlin: ¡Salgan de Rusia! Les daremos 48 horas para reflexionar y retirarse de Rusia o si no estarán bajo nuestra mira.
Anonymous en Twitter

Todavía queda un aproximado de 80 empresas que mantienen sus operaciones (completas o parciales) en Rusia. Algunas de ellas lo han hecho por decisión propia, mientras que otras se han visto coaccionadas por el gobierno de la región. No obstante, el número de compañías que han abandonado el país es mucho más grande. Ya suman más de 400, según comenta Jeffrey Sonnenfeld, profesor de la Escuela de Administración de Yale.

La posición de Nestlé en la guerra entre Rusia y Ucrania

El grupo ha catalogado a Nestlé como “patrocinadora de la tiranía” en redes sociales. No obstante, la compañía suiza asegura: “No obtenemos ganancias de nuestras actividades restantes. El hecho de que nosotros, al igual que otras empresas de alimentos, abastezcamos a la población con alimentos importantes no significa que simplemente sigamos como antes”, aseguró un portavoz a Financial Times.

Así, Nestlé comenta que sus operaciones en Rusia se han reducido en gran medida. Hasta ahora, se ha confirmado que la empresa ha dejado de importar y exportar en territorio ruso, a excepción de aquellos productos que se consideren esenciales. Asimismo, han detenido su inversión en publicidad.

Sin embargo, Nestlé mantuvo la misma postura que los otros fabricantes de bienes de consumo que todavía siguen en Rusia —como PepsiCo, Danone , L’Oréal, Carlsberg y Anheuser-Busch InBev—: argumentan que venden productos esenciales como alimentos, bebidas, champú y fórmula para bebés.
BAE Negocios

Nestlé cuenta actualmente con 7.000 empleados en Rusia. Por esto, la compañía cree que tiene una responsabilidad con el personal de esta región. A su vez, la compañía suiza obtiene un 2% de sus ingresos totales por parte de la población rusa, lo que se traduce en 87.000 millones de francos suizos (más de 93 mil millones de dólares) gracias a la venta de productos como alimentos para bebés Gerber, agua Perrier y café Nespresso.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas