Como en el 'Periodo Especial', el crítico sector alimentario busca sustitutos para productos que escasean en tiempos de pandemia.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Trabajador de la Empresa de Productos Lácteos de Las Tunas. ACN

Un “novedoso” batido realizado a base de leche de soya y pulpa de fruta ha sido aprobado para la comercialización, por lo que se podrá encontrar próximamente en los mercados, según anunció el director de la estatal Empresa de Productos Lácteos de Las Tunas a la oficial Agencia Cubana de Noticias.
Esta iniciativa está enfocada en la sustitución del 50% de la producción de helados en la provincia que se encuentra afectada por el déficit de leche en polvo.
“Una permanente innovación para incrementar las variedades de sus productos a partir de la soya, como materia prima básica ha hecho que la empresa (…) responda con vigor a las exigencias de una etapa tan tensa como la actual, para enfrentar la pandemia de Covid-19”, añade la nota.
Arael Martínez Teruel, quien se desempeña como director de esta entidad, comentó a la agencia oficial que “el producto tendrá aceptación popular, pues las producciones realizadas en fase de pruebas han sido muy elogiadas por las personas que ya las han degustado”.
También se informó sobre el más reciente producto confeccionado en la entidad, al que nombraron “dulce de leche” porque es “muy similar a la leche condensada que durante años circulaba en la red de Mercados Ideales; ahora se elabora igual, pero en lugar de leche en polvo como materia prima fundamental, se emplea leche de soya”.
Según Martínez Teruel, también ha sido muy bien recibido por la población el miragurt, un producto conformado por “suero pasterizado, maicena y azúcar” además de otros productos “tradicionales” como el requesón y el cresol.
Ante la ausencia de leche en polvo la empresa ha tenido que sustituirla mayormente por la soya, un producto que adquirió una controvertida notoriedad en la Isla durante la crisis de los años 90, a la que se llamó eufemísticamente “Periodo Especial”.
A la par de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus Cuba sufre otra de mayores dimensiones con el abastecimiento de alimentos, evidenciada por la drástica caída en la producción de cerdo y pollo.
La Empresa Productora y Comercializadora de Glucosa, Almidón y Derivados del Maíz radicada en Cienfuegos también anunció recientemente la salida al mercado de productos “nuevos” como el aceite derivado del maíz y las cremas saladas de almidón con sabor a queso, pollo o chorizo.
El detergente de Henequén, creado en los años 90 y la harina de yuca son otros de los productos cuya fabricación se ha retomado ante la actual crisis.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*