Aproval reunió a hijos y sobrinos de productores lecheros con el fin de instalar en la agenda gremial de manera permanente una instancia de motivación para contribuir al recambio generacional en las lecherías familiares. Dar un espacio de desarrollo y aprendizaje para los jóvenes es parte del nuevo proyecto de la asociación regional.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Área jóvenes” es la última iniciativa de la Asociación Gremial de Productores de Leche de la Región de Los Ríos, que busca entregar un espacio de motivación para las nuevas generaciones de lecheros, con el fin de iniciar una agenda de trabajo permanente para contribuir al recambio generacional en las lecherías familiares.

“A nivel internacional, la principal causa del cierre de lecherías familiares es la ausencia de continuidad generacional para seguir con el negocio. Dado esto, como asociación tomamos el desafío de motivar a los jóvenes para que se interesen en participar e integrarse a sus respectivas empresas familiares y así no afectar la continuidad de estas unidades productivas”, aseguró Fernanda Galle, Directora de Aproval y encargada de liderar esta inédita iniciativa, en forma complementaria al trabajo que desarrolla en la empresa familiar ubicada en la comuna de Los Lagos.

Con este fin, Aproval reunió en Río Bueno a 13 jóvenes familiares de productores lecheros de varias zonas de la región, con el fin de presentarles el proyecto y sondear el interés por darle viabilidad.

Tras el encuentro, y gracias al entusiasmo mostrado por los participantes, se definió un plan de trabajo inicial para los próximos seis meses, que contempla reuniones del grupo a través de visitas mensuales a las lecherías familiares donde la mayoría ya se ha ido incorporando con mayor o menor intensidad.

Junto al conocimiento técnico-productivo de las empresas, el objetivo de estos encuentros también será ir compartiendo los procesos individuales de aprendizaje e incorporación paulatina en los sistemas lecheros, como también la eventual participación de miradas externas de especialistas que puedan ir apoyando este proceso, especialmente en la relación con los actuales responsables de la conducción de las empresas.

Juan Ignacio Schilling, quien ya lleva 4 años trabajando junto a su padre en la lechería familiar ubicada en el sector Rofuco de La Unión, valoró esta instancia como “una gran oportunidad para intercambiar experiencias, conocer a otros jóvenes que compartimos el mismo interés por la producción de leche y contribuir a darle sustentabilidad en el tiempo al trabajo que, en muchos casos, iniciaron nuestros padres y abuelos. Creo que todos coincidimos en que será un espacio de trabajo interesante y que estará abierto a otros jóvenes que también se sientan motivados por estos objetivos”, concluyó.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas