Ya no serán las dos velocidades, como el Gobierno había sugerido en un primer momento en la negociación comercial del Mercosur.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En vez de ello, en la reunión de coordinadores del bloque se encontró un camino intermedio, aún no exento de resistencias, porque Brasil, Paraguay y Uruguay deben dar su visto bueno la próxima semana: que el país participe en la mesa negociadora con Corea del Sur en forma plena sin descartar la posibilidad de establecer una cláusula especial para una futura negociación bilateral con Seúl si el acuerdo no es todo lo equilibrado que esperan. Corea del Sur sigue siendo el punto más conflictivo. El Gobierno pide que la negociación contemple una mayor articulación entre el acceso de bienes, donde es fuerte la nación asiática, y el agrícola, y esto debe comprender, insisten, las regulaciones sanitarias y fitosanitarias. Son las barreras que Corea del Sur suele levantar para proteger su propia actividad rural, afirman, por lo que las ofertas entre las partes no deberían escindirse de estas cuestiones.
De no lograrse esta articulación, entonces la Argentina no descarta que se le permita establecer una clausula especial que englobe el intercambio de bienes para que el país pueda sumarse cuando lo crea pertinente. Así como un capítulo sobre medidas zoo y fitosanitarias. Apuntan al establecimiento de reglas en lo que respecta a plazos y procedimientos, sobre la base de las normas fijadas por la Organización Mundial del Comercio, y su aplicación bajo el sistema de solución de diferencias de forma tal de brindarle “previsibilidad” a la convergencia. La respuesta llegará el próximo martes 12, en un nueva ronda de coordinadores. En el Gobierno subrayan que el debate fue “positivo”. Destacan la “buena sintonía” entre las delegaciones. A diferencia de aquel viernes en el que se tensaron las relaciones con esa primera negativa de Buenos Aires a seguir avanzando al ritmo que pretendía Brasil, acompañado por Uruguay, las dos rondas posteriores de coordinadores —la semana pasada y esta— sirvieron para “construir” algún consenso, que restará saber cuál es, y disipar, de momento, la idea de quiebre.
Fuente www.perfil.com

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas