Junto a México y Japón, el país se ha destacado en un grupo selecto que incluye a las principales naciones productoras e importadoras. No obstante, a nivel global, las perspectivas no son tan auspiciosas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A la hora de analizar la evolución de la producción mundial de leche, expertos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) tienen en cuenta a los principales países productores e importadores, que representan alrededor del 60% de la producción mundial de leche de vaca.

De acuerdo al relevamiento realizado por consultoras globales, puede advertirse una caída de la producción del 0,7% para el primer trimestre de 2022, respecto a igual período del año anterior.

La Unión Europea, que presentó valores negativos para el año 2021 y comenzó de igual forma el 2022, a pesar de una leve reversión en febrero sigue presentando un valor levemente negativo a marzo 2022. A diferencia de Europa, Estados Unidos que tuvo valores positivos en 2021, en 2022 presenta un porcentaje de variación negativo para el primer trimestre de 2022.

El valor negativo de EE.UU. y el ínfimo valor negativo de la Unión Europea (-1,0% y -0,2%, respectivamente), son por su alta representatividad dentro de la producción mundial, los que determinan el nivel de evolución del conjunto (-0,7%).

Argentina, comenzó el año como la mayoría de los países lecheros con una caída del 0,9% que ya se revierte en los dos meses siguientes (+1,6% en el acumulado trimestral). Cabe recordar que Argentina fue quien presentó las mayores tasas de crecimiento en 2020 y 2021 (7,4% y 4,0% respectivamente). Y en 2022 es, junto con Bielorrusia, México y Japón, quienes presentan valores positivos en el primer trimestre de 2022.

“Las restricciones ambientales que imperan en los principales países lecheros desarrollados, están frenando el crecimiento de la producción”, indicaron los expertos. A pesar de los altos precios de la leche al productor, el incremento de costos (alimentos concentrados, combustibles, agroquímicos, fertilizantes, etc.), afectan los márgenes y reducen la inversión, lo cual hace pensar que el año 2022 cerrará en valores entre neutros y levemente negativos para los principales productores mundiales.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas