El productor pierde 1.50 pesos por litro, señala la Federación Mexicana de Lechería.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La industria lechera plantea ajustar precios para que el productor deje de tener mermas, y solicita apoyos al gobierno. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL

Los costos de los insumos para alimentar a vacas lecheras registran incrementos importantes que impactan al productor en 1.50 pesos por cada litro, dijo el presidente de la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche), Vicente Gómez Cobo.

A causa de esa problemática, con el tiempo se tendría que tras- ladar ese aumento al consumidor final, ponderó, ya que las cotizaciones de los granos no bajarán de aquí hasta 2023.

Por ejemplo, en el último año subieron el maíz y de la soya, pero no han repercutido sobre el precio de venta de la leche, lo que al final significa que los productores pierden en conjunto cerca de 12 mil millones de pesos al año.

Hace falta que se ajusten los precios para que el productor deje de tener mermas, agregó, y también que el gobierno brinde apoyos a los productores, tal y como ocurre en otros países.

“Sobre la pregunta, ¿va a subir la leche al consumidor?, en promedio la leche vale 20 pesos (por litro) y un peso escasamente es 5% de lo que paga el consumidor, es algo que con el tiempo se tendrá que ir ajustando. El tema inflacionario es muy delicado, ha hecho que tengamos incrementos fuertes en insumos, como cartón y papel, y eso impacta al sector, sobre todo a la leche que se envasa en cartón y papel”, detalló Gómez Cobo.

En conferencia de prensa para presentar el Sexto Foro Nacional de Lechería, a realizarse el 18 de agosto en Puebla, expuso que los productores enfrentan una situación de costos muy apretada.

“El precio del maíz subió de 4.50 pesos por kilo a estar arriba de 7 pesos, y una vaca se come 8 kilos. El precio de la soya pasó de 5 o 6 pesos a 11 pesos por kilo, y la vaca come 2 kilos”, detalló.

“Entonces el costo de producción de leche creció en promedio 1.50 pesos por litro, algo que no se ha repercutido”, expuso.

Para Gómez Cobo, la situación es difícil pues, al no llevar mayores costos, se opera con pérdidas.

“Es algo delicado cuando se producen 12 mil millones de litros. Este año vamos a perder 12 mil millones de pesos y la forma de mantenerse de manera productiva sin vender todo el ganado es haciendo carne”, mencionó.

El problema es que, al sacrificar vacas, habrá menos producción de leche, de manera que también se incurrirá en pérdidas “mientras los mercados no ajusten para que el precio sea correcto”, detalló.

El presidente de Femeleche agregó que los precios de los granos seguirán presionando los costos porque no se espera que el precio de los granos se mueva a la baja en el corto plazo.

“Los inventarios internacionales son bajos, la cosecha de Estados Unidos, Argentina y Brasil viene baja, entonces se necesitan dos años para estar en buen punto y el precio vuelva a niveles de 2018 y 2019”, recalcó.

“Debido a ello los apoyos gubernamentales son necesarios para que los productores no cierren y, con el tiempo, pueden ir ajustando costos”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas