Desde el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, analizaron la situación del país vecino ante la expansión del Covid-19.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
ARCHIVO/END

Según el reporte del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), el presidente de la Asociación Brasileña de Industrias del Queso (ABIQ), Fábio Scarcelli, señaló que al principio, era muy difícil manejar los efectos de la pandemia y las dificultades fueron enormes en marzo y abril con respecto a las existencias, recibo de leche y una fuerte reducción en las ventas. La parálisis de la demanda se hizo sentir, especialmente para los productos lácteos con productos destinados al servicio de alimentos. Los inventarios altos y las ventas muy por debajo de los costos fueron las notas clave.
“En este momento, la industria del queso ha estado tratando de ajustar sus existencias y haciendo esfuerzos para que no haya escasez de productos en los puntos de venta, lo que de hecho ha estado sucediendo. No hubo interrupción en el suministro en general. El sector incluso soportó grandes presiones bursátiles al comienzo de la pandemia cuando el consumo prácticamente se detuvo y las previsiones de ventas eran muy oscuras. A corto plazo, con el inicio del invierno, la demanda debe permanecer contenida, pero presente. Queda por ver qué tan rápido la cuarentena se volverá más flexible en diferentes regiones del país, cómo se restaurarán los ingresos familiares y cómo los consumidores volverán a sus hábitos de compra. Creemos que, este año, el consumo de queso y también la producción nacional deberían ser menores que en 2019”, manifestó Scarcelli.
Aún según él, tradicionalmente con la llegada del otoño y el invierno, la demanda de quesos es mayor porque hay muchas promociones de invierno. En ese año, sin embargo, afirma que el aumento de los precios ocurrirá debido a la fuerte apreciación de la leche y una caída en la producción en el campo, factores que obligarán a las industrias a transmitir el aumento respectivo en algunas líneas de productos.
La demanda de queso en el invierno se mantendrá con la transferencia de ayuda de emergencia del gobierno federal, que, junto con las cuotas actuales del seguro de desempleo, mantiene en llamas el consumo de las necesidades básicas de las familias brasileñas, incluidas allí las proteínas animales (Lutz Rodrigues).
“Creemos en un mercado firme durante al menos los próximos 90 días debido a la expectativa de profundizar la temporada baja y el mantenimiento de la ayuda de emergencia, ya sea total o parcial, y las otras políticas de ingresos mínimos acordadas en este período incierto. El único punto de atención es una posible entrada de grandes volúmenes importados de Argentina y Uruguay, si tenemos una dinámica cambiaria desfavorable para el país”.
Para él, si el dólar retrocede nuevamente a niveles de R$ 4,50 – 4,70, nuevamente podemos ver una invasión de las importaciones del Mercosur, de manera muy similar a lo que sucedió en años anteriores. “Necesitamos poner esta amenaza en el radar, ya que Covid-19 redujo el consumo de productos lácteos de estos dos países, generando un considerable saldo exportable que se generará en el mercado en algún momento. El vuelo podría interrumpirse en este escenario y nuevamente veríamos las políticas de transferencia de ingresos en Brasil, efectivamente todo el esfuerzo de gasto público del gobierno brasileño, transferido sin ninguna ceremonia al productor rural argentino y uruguayo. Hemos visto esta película antes “, dice.

Según algunos datos obtenidos del mercado, luego de la fuerte devaluación que sacó prácticamente de competencia a las exportaciones de Argentina, volvieron las demandas de corto plazo con valores para Leche en Polvo Entera a US$ 2.600 por tonelada y US$ 2.900 para quesos. Alguna demanda spot de LPE a precio de US$ 2.800/ton., pero existe fuerte reticencia de venta luego del comportamiento de ese mercado en los últimos tiempos.
Cabe mencionar que el valor de equilibrio para LPE que iguala el poder de compra de la industria con el precio actual de la materia prima leche es de US$ 3.075/tonelada.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas