Así lo reveló un informe del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), que atribuyó la baja principalmente en la fuerte pérdida de poder adquisitivo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El consumo de leche cayó en el primer trimestre del año un 9% en comparación con el mismo período del año pasado, señaló un informe del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), que atribuyó la baja, entre otras causas, a la pérdida del poder adquisitivo de la población.

“Sin duda el poder adquisitivo ha caído y eso tiene impacto del punto de vista de los consumidores”, señaló Jorge Olmedo, vocero de CREA, una entidad civil sin fines de lucro dirigida por empresarios agropecuarios.

Olmedo agregó que a esto se suma que hay un corrimiento del consumo hacia productos lácteos de menor precio.

Según el INDEC, el precio del sachet de leche subió 56,4% en los últimos 12 meses, por encima de la inflación promedio, que se ubicó en el 55% interanual.

De acuerdo a la encuesta de precios de Consumidores Libres el precio de un sachet de leche fresca se ubica hoy en $170, acumulando un incremento de casi el 20% en lo que va del año.

El informe de CREA apuntó que para enero/22 las ventas de los productos lácteos habían disminuido en volumen (-3,3%) y en facturación (-6,3%), siendo esta la caída más pronunciada desde el año pasado.

La entidad destacó que el costo de la canasta láctea pasó de representar en promedio durante los últimos 5 años el 20,8% del salario mínimo vital y móvil a 37,5% en la actualidad, es decir, 7,1% más.

La paradoja de esta realidad es que en la comparación internacional Argentina es uno de los países donde la leche es más barata. “Cabe destacar, que el precio de la leche cruda, en tranquera de tambo, es de las más bajas, por lo menos de los países que exportan”, precisó Olmedo.

La afirmación es compartida por un informe del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA) que señaló que los productores argentinos de leche son, en comparación con otros países competidores, los que menos cobran por producir esta materia prima en el mundo.

Según el relevamiento, con información de precios correspondientes al primer trimestre del año, medido en dólares el precio por litro en la Argentina se ubicó por debajo de los 40 centavos de dólar.

En cambio, en Uruguay y Brasil estuvo por encima de los 40 centavos de dólar, en la Unión Europea rondó los US$0,50 y en Estados Unidos más cerca de los US$0,60 el litro.

¿Qué hace que el precio de la leche y sus derivados se encarezca tanto antes de llegar al consumidor?

Para Matías de Luca, economista de la consultora LCG, “se dice que la argentina es la leche más barata del mundo por una cuestión de que el precio está fijado en pesos y el indicador es en dólares. Al mismo tiempo, somos productores y es lógico que sea más barato que en otros países”.

“Pero por otro lado, sabemos que la inflación consume los salarios. Las cosas valen siempre lo mismo, lo que se deteriora es el peso. Si las cosas mantienen medianamente su precio, pero los salarios no acompañan en la misma proporción es lógico que la canasta láctea pese cada vez más en el salario”, señaló De Luca.

En tanto para Fernando Savore, presidente de la Federación de Almaceneros bonaerense, no hay ninguna sorpresa en la caída del consumo de leche.

“Es lógico que esto empiece a pasar cuando un sachet de leche de primera marca lo tenemos que vender en $140 y un yogur de primera marca de vasito a casi $100”.

“Hoy vemos al cliente que sabemos que tiene 3 o 4 chicos que ya no apoya en el mostrador 4 o 5 sachet de leche. Llevan uno, o no llevan”, agregó.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas