Entre enero y abril de 2021 las ventas de productos lácteos se redujeron 6% con respecto al mismo período del año pasado.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las ventas de lácteos cayeron 6,2% en productos y 3,0% en litros de leche en el primer cuatrimestre de 2021 con respecto al mismo período del año anterior, de acuerdo con un informe elaborado por el Observatorio de Cadena Láctea Argentina (OCLA) con información del Panel de Industrias Lácteas.

Las bajas más importantes se produjeron en leches refrigeradas (-20,0%) y en polvo entera y semidescremada (-12,6%).

La otra cara de la moneda que hubo un crecimiento en casi todos los productos que presentaron fuertes bajas en 2020 como yogures, postres y leches saborizadas (base muy baja de comparación), “ya que con los retrasos de precios que se dieron hasta principios de año (precios máximos y precios cuidados), ha habido una recomposición de los volúmenes vendidos de esos productos”, indica el informe de la OCLA.

Ventas de productos lácteos

Desde la entidad aclara que estas cifras abarcan entre el 80 y 90% de las ventas totales y que en “escenarios como el actual donde hay un fuerte deterioro de los ingresos reales de la población, hacen que proliferen las ventas informales que obviamente ninguna estadística puede registrar”.

Primarización del consumo

Para la entidad, la caída de los ingresos económicos de la población genera una “primarización” del consumo interno (75% del destino de la leche producida), que se traduce en productos más básicos, lo cual “reduce la facturación industrial y le resta condiciones de competitividad a toda la cadena”.

El informe sostiene que los productos frescos tales como yogures y leches saborizadas presentan una fuerte tendencia decreciente desde 2015 debido a que “son productos de mayor valor agregado y por ende mayor valor unitario y su consumo cae en función al fuerte deteriore de ingresos de los sectores medios de la pirámide de nivel socio económica. Esta situación obviamente reduce el valor del mix de comercialización en el mercado doméstico con su correlato en los ingresos a salida de fábrica y su posterior traslado al eslabón primario de la cadena de valor”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas