Unos 30 millones de dólares podría generar en pérdidas económicas un cierre definitivo en las fronteras terrestres de Honduras, El Salvador, Guatemala y Panamá si los gobiernos endurecen las medidas de prevención para evitar la rápida propagación del coronavirus que ya deja en el istmo 2 personas fallecidas y más de 55 casos positivos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Hasta el momento estos países están implementando protocolos que se deben cumplir para las exportaciones, eso nos está causando retrasos y mayores costos, pero si hay un cierre total incluso hasta para las mercancías nosotros podríamos estimar pérdidas de unos 30 millones de dólares”, señaló Oscar López, directivo de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac).
Para Nicaragua, El Salvador representa el primer mercado de exportación de lácteos y sus derivados, es decir un 80% de la producción es vendida a esa nación.
Hasta el día de hoy, los gobiernos de El Salvador y Guatemala han cerrado sus fronteras y restringido el ingreso de personas que llegan a hacer turismo o por cuestiones de ocio, pero sí se está permitiendo el tránsito terrestre para el ingreso y salida de mercancías.
“El sector está con la incertidumbre de que estas dos naciones después puedan restringir el ingreso de mercancías y no se puedan hacer nuestras entregas”, manifestó López.
El sector lácteo de Nicaragua ha empezado desde ya a tomar medidas internas en caso de un cierre total de fronteras al acondicionar más cuartos fríos y crear mayor capacidad de almacenamiento que permita mantener la calidad de su producción pecuaria.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas