El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, con el apoyo técnico de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA), el Consejo Nacional de la Cadena, actores públicos y privados vinculados avanzan en la formulación del Plan de Ordenamiento Productivo, para consolidar la competitividad y sostenibilidad del sector lácteo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Para ello, la UPRA de la mano de diferentes gremios y asociaciones de productores, identificó las zonas aptas en Colombia para la producción de leche bovina, a escala 1:100.000.
En este sentido, el país cuenta con 28 millones de hectáreas (ha) aptas, es decir, el 70% de la frontera agrícola nacional, de las cuales 5.3 millones ha (4%) son de alta aptitud.
“En la medida en la que podamos planificar la producción del sector lechero y el sector cárnico, todos vamos a ganar, es un ejercicio que nos va a servir a todos, que nos va a permitir incrementar productividad, generar rentabilidad y hacer más competitivo los dos subsectores”, afirmó el Ministro de Agricultura, Rodolfo Zea.
Durante los próximos días, la UPRA socializará los resultados del análisis situacional y la línea base de la cadena láctea. El objetivo es continuar trabajando para mejorar la competitividad del sector en el marco de una mayor asociatividad, mejor calidad, fomento al consumo y fortalecimiento del esquema de agricultura por contrato.
Cifras lácteas
La cadena láctea en Colombia, es de gran importancia a nivel económico, produce al año 7.500 millones de litros de leche, lo que representa un 12% del PIB del sector agropecuario.
Así mismo, su aporte social es significativo: vincula de manera permanente y en todas las etapas de producción a más de 700.000 trabajadores.
Para aprovechar mejor ese potencial se requiere afrontar varios desafíos como la informalidad, la baja productividad, las nuevas tendencias de consumo, temas de sostenibilidad ambiental y la baja escala de producción.
Actualmente, el consumo de leche per cápita de Colombia es aproximadamente 150 litros al año y tiene una tendencia creciente, y tiene un potencial de aumentar 20 litros per cápita al año para alcanzar las recomendaciones internacionales de consumo emitidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas