Un estudio privado detectó un alto grado de concentración por producto y en muchos casos también por empresa.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Se detectó que en algunos productos la Sindicatura General de la Nación (Sigen) no aportó precios testigos alegando que en el mercado no existían productos idénticos, cuando el desarrollo del Grupo Quijote comprobó su existencia (EFE)

A través de un análisis hecho con inteligencia artificial, el Grupo Quijote (denominación adoptada por un grupo de profesionales independientes comprometidos con la causa de mejorar la transparencia en la gestión del sector público, como Roger Calles, Pablo Madanes, Daniel Oks, y el autor de esta nota), ha observado que las compras del Estado Nacional han estado muy concentradas en leche en polvo, que hasta fin de octubre representan el 61% de los montos gastados en alimentos en lo que va del 2021, con un valor de casi $4.500 millones sobre un total de unos $7.300 millones.

La leche en polvo: en este producto se ha detectado en una sola adjudicación una dispersión máxima de precios del 28% entre 6 distintos proveedores, en abril de 2021 por el Ministerio de Salud, siendo que el menor precio fue de 308 $/kilo y el mayor de 414 $/kilo.

Por otro lado, comparando los precios de compra de leche en polvo del Estado con los mínimos precios de productos análogos ofrecidos por mayoristas en la misma fecha, se detectó que el Estado gastó en este importante ítem de los alimentos un exceso de $170 millones. Esto implica un sobreprecio promedio de 3,8% sobre el total. Sin embargo, ha habido adjudicaciones en particular de hasta 12% de exceso sobre el valor de referencia.

Otro dato que llama la atención es una dispersión muy irregular en el tiempo de las compras de leche en polvo, como se observa en el siguiente gráfico, siendo que es un producto de consumo constante.

Finalmente se ha encontrado en este producto una concentración de compras del 80% en 5 proveedores, de un total de 29 adjudicaciones.

La yerba mate: este es el segundo producto en monto gastado (20%) con unos 1400 millones de pesos. Llama la atención este nivel de gastos en un producto que si bien es muy deseado no es un alimento de necesidad. Este además ha tenido un promedio de sobreprecios del 21% en lo que va del año, sumando alrededor de 297 millones de pesos.

A su vez llama la atención una concentración del 70% del monto total gastado en yerba mate en un solo proveedor en 2 adjudicaciones con un sobreprecio promedio del 22 por ciento.

Otros productos: sobresalen en cuanto a sobreprecios son harina de maíz, con un 10%, de $18 millones (habiendo una compra en abril con 37% de sobreprecio) y arroz con un 26% (1,6 millones de pesos). En promedio, para todos los alimentos, los sobreprecios han sido del 7%, que equivale a unos 510 millones de pesos.

Desarrollo de un sistema inteligencia artificial

La sociedad y el contribuyente tienen derecho a saber cómo es la gestión de gastos de los Estados Nacional, Provincial y Municipal, siendo las compras un monto significativo en la asignación de recursos.

A este fin el Grupo Quijote desarrolló una herramienta basada en inteligencia artificial de uso público y gratuito, que permite comparar los precios de compra publicados en el Boletín Oficial con los mismos productos publicados a la venta en distintos sitios web de diferentes mayoristas, en la misma fecha. Tanto los mencionados aquí, como otros análisis, pueden ser realizados con esta herramienta.

Se desarrolló una herramienta basada en inteligencia artificial de uso público y gratuito que permite comparar los precios de compra publicados en el Boletín Oficial con los de venta en distintos sitios web de diferentes mayoristas

La hipótesis del desarrollo es que al menos el Estado debería comprar a un precio igual o inferior al más bajo de los precios de los distintos mayoristas. Si se detectan diferencias relevantes, será tarea de investigadores -ONG, periodistas, universidades, etc.- indagar las mismas, explorar sus causas y tarea de los responsables de gestionar las compras brindar sus explicaciones.

Consideramos que el sistema es conservador ya que asume que en principio el Estado debería comprar a precios menores que los que ofrecen los mayoristas al consumidor en internet, por el hecho de comprar cantidades mucho mayores y, en muchos casos, directamente al fabricante.

La tarea no estuvo exenta de dificultades, en su mayoría por la falta de estandarización para obtener la información y complicaciones de diseño de algunos sitios web del Estado Nacional, tales como:

· El sitio COMPR.AR tiene un diseño que dificulta entrenar a la inteligencia artificial para detectar las compras en forma automática, hecho que nos llevó a tener que usar los Boletines Oficiales para detectar las mismas. Además, al principio de la pandemia, existían compras no publicadas en el sitio o se publicaban con importantes demoras.

· Los Boletines Oficiales han mostrado complicaciones crecientes para ser detectados por la inteligencia artificial a lo largo del año.

· Se detectó que en algunos productos la SIGEN no aportó precios testigos alegando que en el mercado no existían productos idénticos, cuando el desarrollo del Grupo Quijote comprobó su existencia.

El autor de esta nota es miembro fundador del Grupo Quijote, consultor: Ingeniero Agrónomo, MBA, y ex desarrollador de negocios en Foster Wheeler en España y en Cargill cono sur

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas