La empresa láctea aún no ha retomado la actividad a pesar de que hace más de 20 días, se anunció un acuerdo “de buena voluntad” entre trabajadores y el empresario.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Luego de aquella primera reunión en la que se habían acordado los términos de un convenio que debían firmar las partes, el paso siguiente era que trabajadores y empresario efectivizaran ese acuerdo a partir del cual, los operarios se harían cargo temporalmente de la producción.

“La empresa firmó todos los acuerdos en conveniencia con lo que se acordó en la Municipalidad en presencia del secretario de Hacienda, Eduardo Macri. Dejó todo firmado ante escribano público, terminó con todo lo que le correspondía respecto a esto y los trabajadores todavía no han firmado” informó el empresario Juan Carlos Acevedo Díaz.

Acotó que los operarios “por una circunstancia y otra no se ponen de acuerdo. Nosotros estamos deseosos de que ocurra rápidamente”, afirmó.

Insistió con que “de nuestra parte está todo dado para que las cuestiones se encausen de la manera que estaba programado” para lo cual “hemos dejado firmados los ocho originales que van a la Provincia, Nación, a todas las partes, desde hace dos semanas por lo menos” relató.

También comentó que “todos los días” se comunican con los trabajadores para ver si lo firman y “todos los días tienen media vuelta de tuerca para no hacerlo”.

En estas circunstancias, la producción de la planta se mantiene paralizada. A propósito, Acevedo Díaz comentó que “por ahora lo que discuten es cómo se van a distribuir adentro de la fábrica, pero la verdad es que no han firmado nada. Todos, las autoridades y nosotros, estamos esperando que lo hagan para poder funcionar”.

Puntualmente definió al convenio en cuestión “como una etapa intermedia entre lo que le pasa a la empresa y lo que la empresa realmente necesita, que es el fondeo a nivel bancario para que funcione. Mientras tanto, la empresa sigue tomada, usurpada. Legalmente, la figura es que la fábrica está tomada y sin la firma del convenio esta es la cuestión”, puntualizó.

A partir de describir la situación en esos términos, relató que “le pido a un banco, como lo he hecho, un crédito y la institución dice ´necesitamos ver las instalaciones´, lo cual es obvio. Pero los bancos no pueden entrar a la fábrica, yo no puedo entrar, nadie puede hacerlo”. Aseguró: “Esto está denunciado en la Justicia, en la Fiscalía en turno, hace semanas”.

Con este marco, sostuvo que “no se puede llegar ni a una solución ni a la otra porque los trabajadores están en una situación sin determinar qué es lo que van a hacer y con mensajes cruzados. Cuando ellos tocaban bombos sabían que el convenio estaba firmado. No sabemos cuáles son las intenciones reales, pero el convenio por parte de la empresa está firmado ante escribano público y los ocho ejemplares están depositados en la Escribanía que determinaron los trabajadores a la espera de sus firmas” remarcó.

Los trabajadores se harían cargo de la producción por un plazo inicial de 90 días renovables por igual período. “Ellos tienen 90 días renovables para trabajar las instalaciones, mientras los propietarios consiguen el fondeo necesario para que la fábrica continúe su curso normal”, informó el empresario.

Fuente: El Diario

Te puede interesar

Una respuesta

  1. YA FUE, QEPD, DEJEN DE PERDER TIEMPO Y RECURSOS, NADIE VA A FONDEAR Y NADIE LES VA A VENDER LECHE, NO ENTIENDEN………………………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas