Les deben casi todo el aguinaldo de diciembre y porciones de todos los salarios de este año, que vienen cobrando no por mes sino de a partes en cada semana. Pero una nueva promesa incumplida precipitó el conflicto. El Ministerio de Trabajo convocó a una audiencia urgente.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Indymedia

“Todo lo que Cotar hace lo vende. Todo”, insistió uno de los trabajadores de la otrora poderosa cooperativa láctea local. Pero no hay derrame blanco: los empleados de la firma dispusieron un paro desde el pasado viernes en reclamo de una deuda salarial que se remonta a seis meses: les deben el 90% del medio aguinaldo de diciembre de 2020, el 30 por ciento del sueldo de enero, el 20% de febrero, 20% de marzo y el 50% de abril. Este jueves por la mañana tuvieron una asamblea general para tratar la última propuesta de la empresa: que si trabajaban los tres días, el sábado abonaban 20 mil pesos de la deuda. “La gente lo rechazó de plano, porque dice que ya no son creíbles. Y seguimos con la medida de fuerza”, remarcó el dirigente. Este viernes por la mañana las partes tendrán una audiencia en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe.

“La situación nuestra llegó al límite. Todos sabemos la situación del país, pero la mayoría alquilamos, muchos compañeros tienen hijos chicos… Se hace imposible sostenerse así, pagar impuestos, comer. Es muy complicado”, explicó a El Ciudadano Oscar Acosta, uno de los delegados de la planta. Y describe que desde hace largo tiempo les vienen depositando por semana los salarios, con lo cual, claro está, cada mes tienen que remontar cuentas y pagos que se atrasan.

Pero no es lo peor: hasta diciembre pasado los sueldos se iban completando dentro de cada mes, en las cuatro semanas. Y a partir de allí empezaron los atrasos, bajó la producción y creció la incertidumbre. “Tenemos promesas de la empresa de que van a levantar el nivel de leche y esto va a salir adelante. Esperemos que así sea, pero lamentablemente con todo lo que pasó no le creemos”, se sincera el dirigente gremial.

Acosta es uno de los tres delegados y también miembro de la comisión directiva del gremio Atilra de la seccional que les corresponde a los trabajadores, que para más complicaciones está en El Trébol, a más de 150 kilómetros de distancia. Es así desde hace más de una década, cuando por un conflicto interno la conducción nacional primero intervino y luego cerró la seccional local. En ese marco es que los 172 trabajadores de Cotar libran la pelea por sus sueldos.

De la planta de zona noroeste, en Humberto Primo al 1200 salen leche fresca en sachet, larga vida, leche en polvo, manteca, crema, yogur, chocolatada, dulce de leche. También quesos, postres, gelatina. Tienen una marca reconocida y una fuerte presencia en el mercado local, y la producción, lógicamente declarada esencial, nunca se detuvo en la pandemia. “El año pasado fue cuando más trabajamos”, refiere Acosta. Empero, hasta diciembre y enero procesaban unos 800 mil litros de leche por semana, cerca de 120 mil por día. “Pero de eso pasamos a trabajar unos 30 mil litros diarios”, advierte el delegado. “Dicen que no tienen plata para comprar materia prima”, indica y duda. Dice que la directiva de la empresa explicó que por acatar acuerdos de precios con el gobierno no pudieron aumentar, las cuentas no cerraron y no tuvieron financiamiento para comprar mayor volumen a los tamberos. Pero los números, a su criterio, dan. Y además hay apoyo oficial: el mes pasado cobraron una parte del sueldo, 9 mil pesos, con asistencia del Estado. Pero no llega a equilibrar la deuda: “Desde enero para acá nos redujeron el sueldo y nos dijeron que eso lo íbamos a terminar de cobrar ahora, con el sueldo de abril, que se cobra en mayo. Pero no cumplieron”, marcó Acosta.

El incumplimiento precipitó el conflicto: los trabajadores tienen una audiencia fijada para el 31 de mayo por la mañana en la cartera laboral, por el reclamo por atrasos salariales. La habían pedido ellos pero ahora, medida de fuerza de por medio, fue la patronal la que pidió la intervención del Ministerio, y allí se definirá cómo sigue todo. Mientras tanto, toda la planta de personal está en cese de tareas, salvo un sector: como tras el feriado quedaron 85 mil litros de leche, la estaban secando para convertirla en leche en polvo y que no se perdiera la materia prima. Y si no hay ninguna novedad, cuando termine el proceso el paro será total.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas