El sector lamenta el fallecimiento del industrial lácteo de Pergamino, Alfredo Trucchia
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfredo Trucchia falleció a los 67 años por Covid y despertó un fuerte pesar por su legado y apuesta al sector agropecuario desde el norte bonaerense.

¿Quién era Alfredo Trucchia?

La historia que relata TN Campo comenzó en 1995 cuando Trucchia (con 41 años) vendió una cosechadora para sumar 7 vacas lecheras con el objetivo estabilizar los ingresos familiares y poder brindar una buena educación a sus cuatro hijos.

Junto a su mujer, Mireya Suárez, el empresario forjó desde Conesa, una localidad entre San Nicolás y Pergamino, Lácteos Don Eugenio, que hoy cuenta con 7 puntos de venta propios y un centenar de colaboradores directos e indirectos.

La pyme láctea participó en Caminos & Sabores para acercar sus productos de calidad a más consumidores y fue distinguido en los Testimonios Clarín Rural 2019, por su Desarrollo en Tambo. Además, en plena pandemia ratificaron su proyección para el agregado de valor desde el campo con el lanzamiento de sachets de leche.

Lácteos Don Eugenio cuenta con capacidad para procesar 40.000 litros diarios de leche en el Parque Industrial de Pergamino: “Entendemos la artesanía alimentaria como el resultado de un compromiso del productor con una materia prima de calidad, una cultura gastronónica, un territorio y un respeto por el entorno en que vivimos”, destacan.

Ofrecen una gran variedad de quesos, con diversas presentaciones. Desde caseritos ideales para picadas hasta quesos de baja humedad, madurados entre 3 y 24 meses, como el Sardo y el Reggiano.

Legado familiar de Lácteos Don Eugenio

En TN Campo agregan que hoy en Lácteos Don Eugenio extrañan a su mentor. Pero quizás su mejor legado ha sido el ejemplo de su trabajo incansable y la asignación de roles en continua diversificación, su “secreto” para la supervivencia empresarial. Su coequiper Mireya, y sus cuatro hijos –que pudieron estudiar- asumieron desde hace años funciones específicas en la empresa familiar que no para de crecer.

María de los Angeles, la mayor, está a cargo del área de Compras y Control de Gestión. Leonardo lidera la producción de embutidos de base porcina. María Eugenia, diseñadora gráfica, refleja el pulso de la evolución de la empresa desde la imagen visual de la marca. Y Belén suma horas laborales en la administración central y en una veta propia, la elaboración de prepizzas que amplían la oferta en los locales comerciales de la familia.

Los productores buscan que empresas como Santa Clara, Lala o San Marcos les compren la leche más cara porque la producción de la misma cada vez también es más cara
Las grandes industrias no han cedido, siguen dialogando con los productores

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*
Cerrar
Registre una cuenta
*
*
*
*
*
*
Fuerza de contraseña