En Hong Kong, la urbe más costosa para expatriados, el precio de este alimento supera los tres euros.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En Hong Kong, la urbe más costosa para expatriados, el precio de este alimento supera los tres euros.

¿Cuánto estarías dispuesto a gastarte por un litro de leche pasteurizada? Unos céntimos, quizás algo más si buscas un producto enriquecido o sin lactosa. Pero, ¿si costara más de tres euros? ¿Te parecería un disparate? Depende: aunque en Madrid el precio medio de este alimento no rebasa el euro, en una ciudad como Hong Kong es normal desembolsar más de 3,50 euros. No por nada, la urbe asiática es considerada el lugar más caro del planeta para trabajadores expatriados, según el último informe de la consultora Mercer.

La firma de análisis estadounidense analiza, cada año, el coste de la vida en un gran número de ciudades en todo el mundo (209, en esta edición), a partir de una comparación de precios que incluye más de 200 categorías, desde el alojamiento hasta el transporte. Pretende de esta manera ayudar a las empresas a fijar los sueldos para el personal que decidan mandar a trabajar en el extranjero. Aunque en 2016 Hong Kong haya conquistado la cima de la clasificación, el desglose por artículo evidencia que no es la urbe más cara para todas las partidas. Por ejemplo, un litro de agua mineral sin gas es mucho más costoso en Pekín: quitarse la sed en la capital china cuesta 2,82 euros, 1,33 euros más que en Hong Kong.

Por ello, al margen de la clasificación principal, Mercer ha detallado el coste de 11 artículos para 14 ciudades representativas de distintas áreas geográficas y ubicadas tanto en las primeras posiciones de la lista, como en las medianas y las últimas. Hong Kong lidera el ranking solo en cinco categorías. Luanda, que el año pasado ocupaba la primera posición de la clasificación general —la segunda en la lista 2016—, es el lugar más costoso en tres de los productos analizados; Londres, Pekín, Sidney y Buenos Aires en uno cada una.

Las categorías desglosadas son el alquiler —distinguiendo entre un apartamento de dos y de tres habitaciones, ambos sin amueblar, que tengan estándares internacionales y que se encuentren en un buen vecindario—, una entrada al cine para un estreno internacional, unos vaqueros, un café —incluido el servicio—, un menú de comida rápida, un litro de gasolina, un litro de leche entera pasteurizada, un kilo de pan de molde en rebanadas, 0,33 litros de cerveza importada y un litro de agua mineral sin gas. La comparativa, explica Mercer, se realiza entre compras efectuadas en establecimientos de precio medio.

Alquiler. Alquilar un piso de dos habitaciones sale en Hong Kong por la módica cifra de 6.134 euros al mes. En esta categoría, es la ciudad más cara. Le siguen Luanda (6.035 euros) y Nueva York (4.128 euros). Por encima de los 3.500 euros se encuentran Moscú (3.783) y Tokio (3.605). En Singapur, la tercera urbe más costosa en la lista general, la renta mensual de un apartamento está en 2.819 euros, algo menos que en Pekín (3.093) y algo más que en Sidney (2.375 euros). Para un piso de tres habitaciones, sin embargo, la más prohibitiva es la Luanda, en Angola: 13.693 euros, frente a los 10.880 de Hong Kong. Moscú, que en la clasificación general está en la posición 67, tiene la cuarta renta más cara para un piso de tres habitaciones, por encima de Singapur. Aquí, la renta mensual sale por 6.756 euros.

Un café en Hong Kong puede llegar a costar hasta siete euros

Comida. Hong Kong se mantiene en la posición más alta en cuanto al precio de la leche (3,63 el litro). El resto de ciudades asiáticas incluidas en el desglose completan el podio para esta categoría: en Pekín vale 3,18 euros el litro, 2,29 euros en Tokio y 2,27 en Singapur. Madrid, Barcelona y Johannesburgo son al contrario las más baratas: un litro sale por 0,85 euros. Si hablamos de comida rápida, sin embargo, las cosas cambian: en Madrid y Barcelona un menú vale 5,95 euros, más que en Hong Kong (4,35 euros) Singapur (4,93) o Tokio (5,41). Con un precio superior a las ciudades españolas solo están Luanda, —que se sitúa en primera posición con un amplio margen; aquí el menú vale 11,40 euros—, Nueva York (7,87) y Buenos Aires (7,04). Entre las ciudades donde es más asequible comer de comida rápida están Moscú (2,73) y Johannesburgo (2,57).

La capital de Angola también es la ciudad más cara para el pan de molde: un kilo sale por 7,57 euros, frente a los 1,04 euros de Johannesburgo, que se sitúa en el otro extremo. La segunda ciudad más cara para comprar este producto es Nueva York (7,53 euros), y la tercera es Buenos Aires (5,91). Londres sobresale en esta categoría como una de las ciudades más económicas: en la capital británica el kilo de pan de molde en rebanadas cuesta 2,18 euros. Madrid y Barcelona la superan por unos céntimos —2,31 y 2,56 euros, respectivamente—.

Transporte. En esta categoría, Madrid y Barcelona son la quinta y cuarta ciudad más cara de las 14 analizadas: el litro de gasolina vale respectivamente 1,10 y 1,15 euros. Por encima de ellas están Hong Kong (1,61 euros), Londres (1,42 euros) y Singapur (1,21). Moscú, en este caso, es el lugar más barato para repostar: en la capital rusa el litro de gasolina vale 0,43 euros.

Bebida. Aquellos que tengan la costumbre de tomar café, quizás cambien de idea si les destinan a Hong Kong: una taza de café —servicio incluido— puede llegar a costar hasta siete euros, casi cuatro veces el precio de Nueva York, 2,05 euros. Pekín (6,19 euros), Singapur (4,17 euros) y Moscú (4,08 euros) también resultan prohibitivas, mientras Barcelona y Johannesburgo son, al contrario, los lugares más baratos: una taza de este caldo cuesta, respectivamente, 1,75 y 1,14 euros.

Los vaqueros más caros están en Buenos Aires: en media, valen 134,14 euros

El agua también puede revelarse particularmente costosa: en Pekín, un litro vale 2,82 euros; en Nueva York, 2,15 euros. Le sigue Moscú (2.01), mientras en Hong Kong, Singapur, Tokio, Sidney y Vancouver el precio está por debajo de los dos euros. En Madrid y Barcelona cuesta unos 91 céntimos, y los lugares más baratos son Buenos Aires (0,54 euros) y Johannesburgo (0,49 euros). Si somos amantes de la cerveza importada, mejor tomarla en África que en Oceanía: un litro cuesta 0,63 en Johannesburgo frente a los 2,63 de Sidney. Madrid y Barcelona también están entre las urbes más baratas, mientras las ciudades asiáticas, una vez más, son las más caras: en España, el precio varía entre los 67 y 71 céntimos el litro, mientras en Singapur y Tokio está por encima del euro y medio. Hong Kong, para esta categoría, se sitúa en la mitad de la lista, con 1,22 euros.

Ocio y compras. Los vaqueros más caros de la lista de Mercer son los de Buenos Aires: en media, valen 134,14 euros. En Luanda tampoco encontraremos gangas: el precio medio, aquí, son 121,52 euros, por encima de los 115,63 de Hong Kong. Para esta categoría, las mejores ofertas están en Nueva York: un par de jeans salen por 52,25 euros. Al contrario, la ciudad neoyorquina es la tercera más cara si queremos comprar una entrada de cine para un estreno internacional: 13,97 euros. La superan solo Londres (16,13 euros) y Tokio (14,11). En Johannesburgo, la más barata, el tique nos costaría 3,77 euros.

http://economia.elpais.com/economia/2016/06/27/actualidad/1467027664_429123.html

Investigadores llegaron a esta conclusión después de estudiar el sarro antiguo en los dientes de los esqueletos conservados.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*
Cerrar
Registre una cuenta
*
*
*
*
*
*
Fuerza de contraseña