Es el programa alimentario que llega a 220.000 estudiantes de sectores vulnerables. Implica la entrega de una copa de leche caliente más un alimento sólido. Supone inversión cercana a $22 diarios por beneficiario.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
CRITICADO. El nuevo programa entregará un vaso de leche y criollos, alfajores y turrones. | CEDOC

La semana pasada el gobernador Schiaretti anunció el lanzamiento del Programa Fortalecer, que consiste en la entrega de una copa de leche más un alimento sólido a 220.000 estudiantes de sectores vulnerables que asisten a escuelas de nivel inicial, primario o especial de la provincia.

Según se detalló, el programa implica una inversión de $100 millones por mes. Y cada alumno recibirá una copa de leche caliente saborizada con cacao o malta más un alimento sólido que será criollos, alfajores, turrones o madalenas. Eso durante la presencialidad, en tanto que cuando las clases sean remotas se distribuirá un “refuerzo alimentario”.

A la hora de analizar el perfil de este nuevo programa surgen algunas dudas en torno al valor de la inversión por beneficiario y también a la calidad nutricional de los alimentos entregados. Al respecto, el economista Alfredo Schclarek Curutchet estimó que, si la ayuda llega a los chicos durante 20 días al mes, el presupuesto comunicado alcanzaría para una inversión diaria por chicos de $22,7. “Para ponerlo en contexto hice el análisis de los costos de una entrega similar comprando en Precios Cuidados. Y tenemos que un vaso de leche chocolatada (Leche Chocolatada Tregar x 1 lt: $107; 0,2l) costaría $20 y un alfajor otros $20 (Alfajor Chocolate Sol Serrano x 40 gr: $20,7). Es decir que habría que invertir $40. ¿Qué les estamos dando a estos chicos por la mitad de eso?”, se plantea Schclarek Curutchet.

Al respecto, Rosana Forcatto, del Colegio de Nutricionistas de Córdoba comentó: “por más que se tome como algo paliativo, estos programas siempre se centran en aportes de un lácteo que es leche, nunca es otro como podría ser queso o yogurt y se pierde la oportunidad de entregar productos más saludables. Un pan francés con otro producto o frutas de estación, manzanas, naranjas. En lugar de eso se entregan alimentos tan procesados como un alfajor o un turrón. Incluso podría ser un bizcochuelo casero. En estos programas vemos que históricamente se entregan carbohidratos, carbograsas y poco alimento fresco. No se avanza con componentes más naturales y de los que la población está necesitando y careciendo”.

“Al gobierno le interesa más hacer la propaganda de los programas sociales que la buena implementación de los programas en sí. Se les da un vaso de leche diluida y harina por $20. ¿Qué tipo de alimentación es esa? Ahora, justamente lo que necesitamos es que estos niños estén bien alimentados, que no les den harina, sino fruta, leche de verdad, una alimentación saludable, no agua con harina. Solucionar la pobreza va a tomar mucho tiempo, pero si seguimos mal alimentando a los chicos, si seguimos mal educando a los chicos, si gran gasto se va en propagando, lógicamente que las perspectivas futuras son muy negativas”, concluyó Schclarek Curutchet.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas