Erika Aguilar Benavides distribuye en Xalapa más de 59 variedades de esos lácteos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Con la llegada del mes de noviembre y luego el invierno, se antoja una rica charola de quesos seleccionados / Foto: Cortesía | Erika Aguilar

Con la llegada del mes de noviembre y luego el invierno, se antoja una rica charola de quesos seleccionados acompañada de fresas, uvas, moras, nueces y, por supuesto, unas finas rebanadas de jamón serrano con el maridaje de un vino tinto.

El maridaje es ofrecer al paladar sensaciones agradables que inviten a disfrutar de una comida con un buen vino, para saborearlo en la mesa familiar o en una noche romántica.

El queso permite un buen acercamiento entre las personas, explica la chef en repostería, Erika Aguilar Benavides, quien distribuye en la ciudad de Xalapa más de 50 variedades de esos lácteos, que son una delicia para toda ocasión.

Erika es xalapeña y estudió en Le Cordon Bleu de París, Francia, donde aprendió la alta repostería que desarrolla diariamente, elabora bizcochos (pasteles) con productos de la región, sin que sus productos pierdan su esencia y la calidad cada uno de ellos.

Su pasión es la cocina, inspiración que obtuvo por las enseñanzas de su abuelita y aunque estudió primero la licenciatura en Administración de Empresas, posteriormente cumplió su sueño de convertirse en Chef, para elaborar bizcochos de chocolate con frutos rojos; bizcochos de almendra con manzana caramelizada y crema batida; tarta New York que es una preparación de queso con frutos rojos, y otros bizcochos de distintos sabores.

Exigente en la calidad de cada uno de sus productos, prefiere elaborar esos pasteles sobre pedido, para evitar utilizar pan refrigerado y harinas procesadas. Dice con orgullo que todos sus pasteles son recién hechos, por lo que con un día de anticipación pueden hacer sus pedidos al 228 824 30 96.

Erika es propietaria de La Fromageri (La Quesería), que se localiza en Araucarias 181 en la ciudad de Xalapa, y desde el año 2004 inició la venta de queso fresco y de hebra, que producen en Emilio Carranza, de donde le llegan esas piezas, pero ahora también distribuye otros que vienen de diversos estados.

El día de la entrevista me mostró quesos maduros y semimaduros, estos últimos son aquellos que no llegan a los tres meses de añejamiento, pero en su vitrina también pude ver queso fresco, de hebra, asadero, crema, seco, enchilado, Cotija, doble crema. De cabra con ceniza, con finas hierbas y con higo.

El queso de oveja lo presentó de tipo manchego, parmesano y gouda; mientras que el Gorgonzola explicó que por su sabor tan intenso se puede comer acompañado de nuez y miel, untada en un pan que lo convierte en una delicia en el acompañamiento de otros alimentos.

Con casi 20 años de experiencia asegura que el aprendizaje de la cocina nunca termina, porque siempre hay algo nuevo que otras personas pueden aportar, por lo que se continúa capacitando en diversos cursos en la ciudad de México.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas