Arrancó el 2021 y la firma láctea Danone puso primera con su plan de reestructuración que había anunciado meses atrás. De esta manera la compañía de capitales franceses abrió un plan de retiros voluntarios con el que busca achicar su plantilla laboral.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Danone que tiene dos divisiones, el negocio lácteo y el de aguas, busca achicar su plantel laboral del primer rubro. Justamente porque es uno de los más grandes y además porque es el que le representa mayores costos.
La casa matriz desde Francia será la encargada de inyectar los fondos necesarios para estos retiros voluntarios, pero en la compañía hay temor de que pocos empleados lo acepten. En caso de que esta reestructuración no consiga su finalidad, el futuro de la firma en la Argentina es totalmente incierto. Justamente porque Danone viene perdiendo plata desde hace cuatro años y en los últimos dos, su casa matriz francesa tuvo que inyectarle más de 100 millones de euros para sanear sus cuentas.
En el sector es un secreto a voces que el negocio lácteo de Danone estaría buscando un socio o directamente un comprador, por ahora no aparece un interesado firme a la vista.
Muchos se preguntan acerca de qué empresa podría comprar Danone, actualmente la única que muestra una sólida posición financiera y no para de crecer es Adecoagro, que tiempo atrás adquirió dos plantas de SanCor por 45 millones de dólares.
Siguiendo en la misma línea, otra de las noticias relevantes del sector lácteo es que SanCor enfrenta nuevamente conflictos gremiales. En esta oportunidad en su planta ubicada en la localidad de Balneraria, provincia de Córdoba, donde emplea a 120 personas que quedaron suspendidas esta semana.
La planta actualmente está paralizada y según dicen desde la empresa es por un quite de colaboración de sus empleados, que reclaman la normalización en el pago de los salarios.
SanCor tiene además otras cinco plantas que de a pocos están volviendo a aumentar su capacidad productiva. Y a pesar de este mal paso en su establecimiento de Balnearia, desde la firma insisten que siguen adelante con su plan de recuperación, en el que pasaron de procesar 300.000 litros diarios a los actuales 750.000 litros.
Como reflejo de la complicada situación que atraviesa el sector lácteo, con incremento en sus costos y precios en las góndolas que suben muy por debajo de lo que solicitan las compañías, otra empresa busca comprador.
En este caso es la firma ARSA, la ex división de postres y yogures de SanCor, que en 2016 fue comprada por la familia Vicentin y el fondo de inversión BASF.
Luego de la caída en desgracia de Vicentin, BASF tomó las riendas de la firma, pero lo cierto es que el negocio sigue lejos de despegar. En un momento se especuló con la posibilidad de que la división sea devuelta a SanCor para su gerenciamiento, pero eso finalmente no se concretó.
Ahora, con cartel de venta, los posibles interesados serían otras empresas locales como CarVal y Cono Sur Investments, hasta algunos jugadores que en el último tiempo se mostraron más activos en el rubro alimentos como Inverlat (la dueña de Havanna) o el grupo Werthein, que ya puso un pie en el negocio con la compra de Cachamai.
Cuando Vicentin y BASF compraron este negocio desembolsaron alrededor de 100 millones de dólares, hoy el valor de la compañía está muy por debajo de eso, dicen en el sector.
Otro dato a tener en cuenta es que los activos argentinos en dólares están en valores más que interesantes para las multinacionales y grandes empresas.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas