La firma migró a proveedores locales y duplicó su planta de personal. Exportan leche en polvo y hacen “el mejor dulce de leche de Córdoba”.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La planta de la empresa láctea Santa Clara, en Villa Nueva (fotos Gentileza Santa Clara)

Si hay una industria que genera sentido de pertenencia en la ciudad de Villa Nueva es la usina láctea que está sobre avenida Carranza. Fue alguna vez la planta Nº 1 de la empresa suiza Nestlé, y su principal ícono es una chimenea de colores rojo y blanco que se ve desde cualquier punto de la ciudad, y también desde la vecina Villa María.

Hace más de 70 años que esa enorme torre marca, con sus vapores, el ritmo de producción.

Hoy, mucho de lo producido se exporta a varios países, pero partiendo de una decisión de contratar, en su mayor parte, a proveedores, servicios y personal de la propia localidad.

Este agregado de valor con fuerte impronta local genera un derrame de varios millones de pesos por mes en la propia ciudad, en forma directa e indirecta, según destacan desde la empresa y, a su vez, desde el municipio.

La firma Santa Clara es la encargada de hacer marchar esta planta que tiene como principal producto exportable la leche en polvo. También son los creadores del dulce de leche ganador, el año pasado, del Primer Concurso Provincial, en el que compitieron con otras 20 marcas.

Fernando Spárvoli es un gerente que llegó hace cuatro años, con el cambio accionario de la firma. También es nativo de Villa Nueva y volvió a su ciudad para darle más impronta local.

“La relación entre Santa Clara, el municipio y la ciudad es permanente en varios sentidos. Hemos crecido vertiginosamente, se ha invertido mucho y desarrollado nuevos productos”, dijo el directivo.

Desde la industria, migraron a varios proveedores locales, en materia de transporte, producción de etiquetas, mantenimiento edilicio, recursos humanos de la ciudad y de la zona.

“La posibilidad de desarrollar proveedores y clientes en Villa Nueva genera trabajo. Lleva tiempo, pero se puede lograr. Y se tienen beneficios asociados, como la velocidad de respuesta y la reducción de costos”, explicó Spárvoli a La Voz.

Hace seis o siete años era una planta que estaba pensando en dejar a la gente sin trabajo. En los últimos cuatro años, duplicó su dotación de personal.

Spárvoli señaló que se inyectó capital de trabajo para llevar adelante los proyectos. La implicancia en recursos humanos, para una pyme de estas características, fue considerable.

En total, la firma cuenta con la fuerza laboral de un centenar de personas; entre ellas, unas 30 se desempeñan en las oficinas comerciales y administrativas de Olivos, provincia de Buenos Aires, y el 70 por ciento restante lo hace en la planta industrial de Villa Nueva.

“Creo que hacemos un gran aporte y lo seguimos generando con todo esto. Hacemos hincapié en el crecimiento de la empresa, poniendo foco en el desarrollo de Villa Nueva”, contó como parte del proceso.

“Como vecino que también soy, esto le hace bien al desarrollo de la ciudad”, afirmó.

INNOVACIONES DESDE VILLA NUEVA

Además del dulce de leche, elegido el mejor de la provincia de Córdoba el año pasado, presentaron recientemente un queso crema en sus versiones entera y descremada, que también se hacen en Villa Nueva y están en las principales cadenas de supermercados del país.

La empresa se encuentra en un proceso de análisis para definir el rumbo hacia el cual quieren orientar su crecimiento. Además, están buscando herramientas crediticias para apuntalar esas proyecciones.

En ese sentido, se reunió con el intendente Natalio Graglia. Junto con el mandatario municipal, pretenden articular accesos a créditos, a través del Ministerio de Industria de la Nación, para ampliar el potencial de desarrollo de la planta.

“Como el crecimiento fue tan vertiginoso, estamos en etapa de hacer pie, acomodarnos en una base sólida para definir el plan de negocios de los próximos años”, apuntó Spárvoli.

El corazón de Santa Clara es la producción de leche en polvo, más el desarrollo de una leche modificada (fat filled) y AMF (grasa concentrada o grasa láctea anhidra). Todo se exporta a Brasil, Rusia, Chile, Filipinas, Uruguay, países de África, entre otros destinos.

La decisión fue ampliar el portfolio generando una marca con productos orientados al consumo masivo, pero con un valor agregado de calidad.

“Elaborar estos productos nos llevó mucha inversión. Estamos apostando al futuro. Para nosotros, todo es incipiente y queremos seguir profundizando”, dijo el gerente.

“En Santa Clara, llevar todo esto adelante nos cuesta mucho trabajo, y por eso necesitamos toda la ayuda que podamos. Es complicado invertir en Argentina, conseguir líneas crediticias accesibles”.

EN LOS SÚPER, PRESENTES

La producción oscila entre 1.200 y 1.300 toneladas por mes, repartidas en todo el portfolio de productos. Participan en licitaciones nacionales de ministerios nacionales, privadas y, además, quieren venderle a la Provincia.

También firmaron convenios con grandes cadenas de supermercados y de distribuidores mayoristas para que sus productos “estén en las góndolas que nosotros queremos, para generar el valor de marca”, dijo.

El otro foco está puesto en la exportación, para tener el mejor abanico posible de negocios con el objetivo de posicionar productos elaborados localmente en cualquier parte del mundo.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas