Entre las contradicciones recurrentes observadas toda vez que la política intenta torcer las leyes de la economía tenemos los Derechos de Exportación (DEX), mal llamados «Retenciones». Pero como «el que no sabe es como el que no ve»… entonces veamos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el siguiente cuadro exponemos un resumen de cuentas para las exportaciones de Leche en Polvo Entera (LPE, nuestro principal lácteo exportado) comparando el período libre de DEX, (9 años) comprendido entre el mes 5/2009 y 8/2018 versus el período 9/2018 al presente (4 años). Debemos tener en cuenta el enunciado del «Decreto 2021-410-APN-PTE – Derecho de Exportación» que menciona como argumento la Solidaridad Social y Reactivación Productiva. Pues en éste análisis queremos ver los resultados de tan linda aseveración:

Resulta que en el período con Derechos de Exportación vigentes (actualmente en el nivel de DEX de 9% con 0,75% de Reintegros) de casi 4 años el ingreso de divisas, 424 millones de dólares anuales, resultó un 22,3% inferior a los 546 millones ingresados al país en el período sin DEX. Por otra parte observamos que el total de leche exportada (incluyendo todos los lácteos exportados) pasó de 17,8% al 24,1 % del volumen producido, la leche nunca faltó en la mesa de los argentinos…pero tampoco varió el precio al consumidor, que se mantuvo en 136 $ constantes/equivalente litro de leche en ambos períodos, por eso que dicen hacer como es «desacoplar» los precios internos de los externos.

Ahora, si los precios de los lácteos en las góndolas se mantienen iguales en períodos con o sin DEX, no se está logrando los resultados con respecto a la «solidaridad social» mencionada, y en lo que hace a la «reactivación productiva» a todas luces es justamente lo contrario…la cantidad de de tambos continúa cayendo y la industria procesadora encorsetada entre controles de precios e impuestos leoninos + DEX se torna incompetente en el mercado internacional. La eliminación de las DEX implicarían agregarle al precio del productor nada menos que 6 $/lt, y llevaría el precio a un nivel acorde para pilotear los tambos ante el inusual incremento de costos.

A un sector como la cadena láctea, que según varios estudios publicados que registra un presión impositiva del orden del 43% por litro de leche…(es equivale a que cuando el consumidor compra 1 litro de leche casi la mitad de esa leche son impuestos que se recauda el Estado), no se le puede exigir ya más nada, todo lo contrario.

Sin duda resultaría promisorio que la Administración actual y las venideras se replantearan seriamente cambiar la manera de hacer las cosas de manera de generar la ansiada reactivación no solo de la lechería argentina (10.446 tambos, 670 empresas procesadoras y 187.000 empleados expectantes), sino de la economía toda.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas