“Se espera que una desaceleración en la demanda de importaciones de China comience en la segunda mitad de 2021 y podría afectar los precios mundiales de los productos lácteos”, señaló el banco especializado en materias primas Rabobank, en su último informe trimestral publicado la semana pasada.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La entidad sostiene que la oferta está superando la demanda en China, con un crecimiento de la producción nacional combinado con stocks crecientes. Sobre el cierre de este año y en 2022 podría haber un periodo de reducción de existencias, añadió.

“Los precios mundiales de los productos lácteos han caído durante el segundo trimestre y se espera que se negocien dentro de un rango estrecho hasta el cuarto trimestre de 2021. A partir de 2022, el riesgo de caída es más probable si los importadores no logran absorber la reducción de la demanda de China”, dijo.

Las interrupciones logísticas están generando costos más altos, destacó Rabobank, pero no afectan la oferta y la demanda subyacentes fundamentales. Las exportaciones se han mantenido firmes durante la pandemia y los compradores se han vuelto más oportunistas, abasteciéndose de forma preventiva de productos cuando hay contenedores disponibles. “Sin embargo, a largo plazo, estos costos se sumarán y potencialmente frenarán la demanda”, consideró.

“Hasta ahora, la demanda de lácteos ha demostrado ser resistente a todas las formas más extremas de bloqueo inducido por una pandemia. Si bien se seguirán produciendo algunas perturbaciones regionales y persiste la incertidumbre, el potencial de grandes movimientos de la demanda mundial es limitado”, añadió.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas