Seguramente tú que trabajas en una empresa dedicada a la producción de leche, todos los días te preguntas: ¿Cómo puedo hacer para mejorar los números del establo donde estoy trabajando?, ¿Qué puedo implementar, corregir o mejorar en los manejos diarios que me permita obtener mejores resultados?, antes de hacer cualquier cambio o ajuste es necesario revisar los números que se están generando diariamente y analizarlos cuidadosamente, con esto, podrás detectar las áreas de oportunidad para poder trabajar de manera inmediata y eficiente.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mejor forma de hacer este tipo de análisis es partir de lo general a lo particular, un buen comienzo es revisar la producción de leche del día, compararlo con la producción de los dos días anteriores, el promedio de la última semana y con el promedio mensual obtenido del mes terminado. Aunado a esto, es indispensable analizar de la misma manera los consumos de materia seca por hato, corral y vaca; Por ejemplo identificaremos animales con baja producción y no necesariamente será por enfermedad, quizá esta vaca tenga una competencia muy agresiva dentro de su corral y es la última en acercarse a comer después que las demás lo hayan hecho, la solución es tan sencilla como cambiarla a un corral donde no sea agredida y esté libre de estrés y con mayor oportunidad para consumir la cantidad de alimento que requiere para maximizar su producción y tener una condición corporal adecuada, seguramente, al finalizar este análisis de registros ya tendrás una lista considerable de los factores que requieren atención inmediata.

Antes de iniciar este chequeo, es importante realizar una revisión visual de todo el ganado, tomar las notas que se vayan generando al caminar entre un área y otra. Mi recomendación es iniciar en el área de crianza, revisando primeramente los animales nacidos en ese momento del día y de la noche anterior inmediata. Analizar el comportamiento, actitud y presencia física de cada becerra, revisar la hora de nacimiento, tipo de parto, cantidad de calostro ingerido, la hora de su administración, y la calidad de este.

El siguiente paso para continuar, es la inspección de los animales que siguen en edad hasta haber revisado todas las becerras que aún están en lactancia, indispensable revisar la cantidad de leche consumida, concentrado, forrajes si son ofrecidos y los promedios de consumo, ganancias de pesos y altura. Revisar y constatar la aplicación de biológicos como vacunas, desparasitantes, vitaminas, etc. Comenzamos con esta área por ser la más sana y con menor carga de agentes infecciosos.

La siguiente área sugerida para revisar son los corrales de vacas y vaquillas próximas al parto, además de las vacas secas. Fundamental verificar que los corrales sean cómodos, limpios, secos, bien ventilados, con sombra, agua, alimento suficiente para todas las vacas. Observar la actitud, estado de salud y condición corporal de forma individual en todos los animales.

Al terminar de revisar estos corrales, entonces podremos ir a checar las vacas frescas o recién paridas, de la misma forma que en las áreas anteriores es importante revisar las condiciones generales de alojamiento, condición corporal y estado de salud. Aquí podremos identificar animales con trastornos metabólicos o que presenten enfermedades infecciosas, las más comunes son las retenciones placentarias, metritis, piometras, fiebres de leche, cetosis y mastitis entre otras.

Finalmente resta por hacer un recorrido general por cada uno de los corrales de ordeña, revisando los mismos aspectos que en las áreas pasadas, en el recorrido es importante revisar que no haya presencia de restos de placentas o fetos que indiquen el aborto de una vaca, identificar animales enfermos para ser cambiados al corral de hospital o enfermería, anotar y reportar animales en celo para ser inseminados por el personal encargado de esto.

Es de suma importancia tener los corrales organizados por estado reproductivo, en un corral animales recién paridos, en otro las gestaciones tempranas, gestaciones avanzadas, animales para inseminar y las vacas abiertas. Para esta lotificación es importante además considerar los días en leche del corral y el promedio de producción.

Finalmente se recomienda hacer una inspección a la sala de ordeña cuando esta esté libre de animales, revisar las unidades de ordeño, líneas de conducción de leche, vacío, silos o tanques de leche de almacenamiento. Constatar que los equipos estén en buenas condiciones de operación, los tanques de leche enfriando en tiempo y a la temperatura esperada, que los edificios estén lo más limpio posible.

Para terminar con esta revisión general, es recomendable visitar las bodegas y silos de almacenamiento de granos y forrajes, la farmacia donde conservamos biológicos, medicamentos, semen y equipo de inseminación entre otros. Ahora sí, con toda la información generada y el análisis de esta, estamos en condiciones para establecer programas de mejora que seguramente se reflejarán en mejores números y resultados que impactarán de forma directa en la eficiencia de operación de la granja.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas