Planas quiere aprobar el decreto que regulará las explotaciones de carne y leche «antes del verano». COAG propone rebajar el límite por explotación de 850 a 180 vacas, mientras Asaja apuesta por no delimitar la dimensión de las intensivas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Explotación de ganaderia intesiva en Menasalbas, Toledo, a 14 de enero del 2022. 14 ENERO 2022;MAYO;2021;VACAS;GANADERIA;EXTENSIVA;CAMPO;ANIMALES;CARNE;EXPORTACION Isabel Infantes / Europa Press 14/01/2022

El debate sobre el tamaño de las granjas se reaviva. Apenas se ha apagado el revuelo por las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre las ‘macrogranjas’ y ya hay a la vista una nueva meta flotante. El Ministerio de Agricultura acelera para evitar futuras polémicas y tiene la intención de aprobar el real decreto que regulará las explotaciones de bovino de carne y leche «antes del verano», según fuentes consultadas por ABC. También influye el interés de la Vicepresidencia Tercera (Teresa Ribera) por dar luz verde a esta normativa. En paralelo, COAG ha propuesto a Planas rebajar el límite por explotación planteado por el Gobierno desde las 850 vacas o 2.125 terneros (850 Unidades de Ganado Mayor por granja, UGM) a 180 vacas o 450 terneros (180 UGM).

En cambio, fuentes de Asaja, han rechazado establecer cualquier límite a la capacidad productiva y temen que «las pequeñas explotaciones se ahoguen en sus propios costes producción».

Según han explicado desde esta organización agraria, con la regulación propuesta por Agricultura, solo serían necesarias 954 explotaciones para producir el actual volumen de leche que hoy generan 11.424 granjas. En el caso de las explotaciones de cebo (carne) solo se necesitarían 1.121 cebaderos frente al censo actual de 21.057. En concreto, según fuentes de Asaja, en el último borrador que maneja el Ministerio se distingue entre ganadería extensiva «a la que no han impuesto límites, tal y como pedimos» e intensiva donde se quieren aplicar los famosos 850 UGM. «Es difícil encontrar en España explotaciones con más vacas», han destacado las fuentes consultadas quienes temen que «las pequeñas explotaciones se ahoguen en sus propios costes producción» . Desde esta organización agraria han añadido que se trata «de un sector poco rentable» y defendido que las granjas más grandes están muy profesionalizadas. También han recuerdado que otros países europeos han optado por no establecer límites a las explotaciones.

«La cifra de los 180 UGM se ajusta mucho más a la realidad del sector que el de 850 propuesto por el Ministerio», tercia el responsable del sector lácteo de COAG Gaspar Anabitarte. Por ejemplo, ha añadido este ganadero cántabro, «el 96% de los cebaderos en España se sitúa en los 180 UGM: los cebaderos tienen cifras muy pequeñas medias, de entre 60 y poco más de 100 terneros y los ganaderías de vacas de leche son de alrededor de 80 vacas de media » y apunta que se trata de un modelo no muy lesivo con el medioambiente ni en lo referente a la sanidad animal.

Sin efectos retroactivos

No es el único aspecto que despierta las reticencias del representante de COAG: «Cualquiera que quiera poner 20.000 vacas y haga la solicitud, antes de que cambie la norma, se atenderá». Anabitarte se refiere a la disposición transitoria primera del borrador de decreto que excluye a las solicitudes tramitadas antes de la aprobación de la nueva normativa de que se les aplique.

En concreto, el texto establece que «los expedientes correspondientes a la autorización de explotaciones en fase de tramitación sobre los que no haya recaído resolución en firme en vía administrativa se resolverán conforme a la normativa en vigor en el momento de la presentación de la solicitud». En Asaja hablan, incluso, de las «prisas» de algunos antes de que salga a la luz a la luz la nueva regulación.

Sobre el ‘techo’ establecido por Agricultura, que el Ministerio expuso a consulta pública entre octubre y noviembre del año pasado, Anabitarte ha admitido que ya abre un debate sobre el modelo de granja y apuesta porque «quede un sustrato social dentro de los ganaderos de vacuno» evitando una excesiva concentración.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas