Tanto los funcionarios canadienses como los estadounidenses se atribuyeron la victoria en la primera disputa comercial resuelta según los términos del acuerdo comercial Canadá-Estados Unidos-México (CUSMA), de dos años de duración, en relación con las quejas de Estados Unidos sobre las prácticas canadienses de importación de productos lácteos en el marco del nuevo acuerdo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ambas afirmaciones citan detalles del fallo, pero ¿cómo pueden ser ciertas las dos? Por un lado, las conclusiones del panel de tres personas, publicadas el 4 de enero, coinciden con una queja de Estados Unidos sobre el método de Canadá para gestionar el nuevo acceso a la importación de productos lácteos estadounidenses.

El sistema de Canadá se ha basado en los procesadores canadienses para importar productos lácteos estadounidenses. Sin embargo, ese método no funciona para los negociadores comerciales estadounidenses.

Tampoco funciona para el tribunal de apelación dirigido por el diplomático uruguayo Elbio Rosselli y dos abogados internacionales, Julie Bédard y Mark C. Hansen.

Por otra parte, la decisión del panel, de 50 páginas, deja básicamente en manos de los funcionarios canadienses la posibilidad de encontrar otro método de asignación de cuotas de importación para resolver el problema de los estadounidenses.

Aun así, los panelistas también confirmaron que Canadá tiene una importante discrecionalidad en los métodos de asignación del acceso a las importaciones de productos agrícolas en el marco de su antiguo sistema de gestión de la oferta.

Estas dudas deberían aclararse antes del 5 de febrero. Esa es la fecha límite del panel para que los funcionarios canadienses lo resuelvan con los estadounidenses o se enfrenten a posibles represalias de Estados Unidos.

Una declaración del 4 de enero de la Representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dice que Estados Unidos “ha prevalecido” en la primera disputa bajo el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA).

También el 4 de enero, una declaración conjunta de la ministra de Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng, y de la ministra de Agricultura, Marie-Claude Bibeau, expresó su satisfacción por las conclusiones del panel de la CUSMA “que falló abrumadoramente a favor de Canadá y su industria láctea.” El fallo confirma que Canadá puede gestionar las importaciones de productos lácteos “de una manera que apoye el sistema de gestión de la oferta de Canadá”, según el comunicado de Ng-Bibeau.

Ya habrán notado que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá se refieren de manera diferente a este acuerdo comercial negociado a instancias de Donald Trump bajo su anterior administración presidencial. En Canadá, es CUSMA; en Estados Unidos es USMCA.

En México, el título del acuerdo que sustituyó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es Tratado entre México, Los Estados Unidos y Canadá, T-Mec para abreviar. México no formó parte de la disputa sobre los productos lácteos.

Sin embargo, el panel recibió una presentación escrita del Consejo Internacional del Queso de Canadá (ICCC), con sede en Ottawa, lo que supone una diferencia con respecto a los litigios del TLCAN, en los que sólo participan los gobiernos signatarios.

La decisión escrita del panel no hizo referencia a las presentaciones del Consejo del Queso. Sin embargo, un análisis publicado por el bufete de abogados Bennett-Jones, con sede en Calgary, afirma que la participación de terceros es un cambio significativo en la práctica comercial desde los días del TLCAN.

Los abogados de Bennett-Jones también identificaron el caso de los productos lácteos como una prueba de que los procedimientos de la CUSMA proporcionan un “medio fiable y eficiente para resolver disputas”. Lo veremos con más precisión cuando se acerque la fecha límite del 5 de febrero.

La dependencia de Canadá de los procesadores para importar productos lácteos estadounidenses se inclina hacia los productos de menor valor, como el polvo, los concentrados y los quesos de bloque grande. Según la carta de opinión de Bennett-Jones, esto tiende a apoyar la actividad de transformación en Canadá.

Una declaración del Consejo Internacional del Queso, una organización de 45 años de antigüedad de importadores canadienses que buscan nuevos negocios en EE.UU. bajo la CUSMA, estima que el actual sistema de importación de procesadores acortó el acceso al mercado permitido en un 32% durante su segundo año de funcionamiento.

Lo que está en juego son las ventas adicionales de productos lácteos estadounidenses en Canadá que, según algunas estimaciones, ascienden a 200 millones de dólares anuales. Un informe del sitio web FoodNavigator-USA.com estima que las exportaciones de productos lácteos estadounidenses a Canadá durante los primeros 10 meses de 2021 fueron de 478 millones de dólares, un aumento de 56 millones de dólares desde que entró en vigor el nuevo tratado.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas