Unió de Pagesos intensifica las protestas y el sector espera la nueva ley de cadena alimentaria
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Un camión transportando leche. Aleix Freixas / ACN

El conflicto por el precio de la leche entre productores, intermediarios y distribuidores se ha enquistado pese a las últimas subidas realizadas por grandes cadenas como Mercadona, Pascual o Lidl, de entre uno y tres céntimos el litro en función de la compañía.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) ha pedido una revisión de todos los contratos de compraventa de leche ya que considera que la subida aplicada por algunas industrias “se queda corta” para cubrir el aumento de los costes de producción. “Con el aumento del precio de la luz de las últimas semanas y de los piensos para los animales, los nuevos precios no cubren los gastos”, insiste Gaspar Anabitarte, responsable del sector lácteo de Coag y ganadero en Cantabria.

Con el aumento del precio de la luz de las últimas semanas y de los piensos para los animales, los nuevos precios no cubren los gastos”
Gaspar Anabitarte
Responsable del sector lácteo de Coag

El Observatorio de la Cadena de Agricultura fija el coste de producción entre 0,32 céntimos y 0,38 céntimos el litro en función de la granja, y cadenas como Mercadona han acordado pagar a sus distribuidoras precios al alza dentro de esa horquilla. Es el caso de Lactia, uno de los principales proveedores de la cadena valenciana en Catalunya, que paga el litro de leche a casi 0,36 céntimos a los ganaderos.

Sin embargo, no todas las cooperativas han aceptado los nuevas condiciones, que tachan de “insuficientes”. El sindicato Unió de Pagesos convocó ayer una nueva manifestación para este viernes en uno de los supermercados de Mercadona en Vic, para pedir un mayor incremento del precio. En concreto, son dos cooperativas, Plana de Vic y Vaquers d’Osona, las que están en desacuerdo con los nuevos contratos y reclaman incrementos.

A principios de mes hubo también protestas en Andalucía frente a las instalaciones de Puleva y de Makro en Maliaño. Según Coag, las explotaciones ganaderas perdieron entre 1.231 euros y 1.464 euros al mes entre el 2018 y el 2020 por los bajos precios. “La mayoría de distribuidoras y empresas se está moviendo, estamos a la espera de ver cómo quedan todos los contratos”, continúa Anabitarte. “La gran batalla”, sin embargo, en palabras de este ganadero, se librará a partir del mes de septiembre en el Congreso de los Diputados.

Las explotaciones ganaderas perdieron entre 1.231 y 1.464 euros al mes entre 2019 y 2020 por los bajos precios
El Gobierno tiene pendiente aprobar la nueva ley de la Cadena Alimentaria. Una de las demandas de los productores es que se prohíba hacer ofertas de derribo, vendiendo alimentos a pérdidas como reclamo para captar clientes. Esta práctica ya provocó numerosas protestas a principios del 2020, justo antes de la pandemia, en el sector agroalimentario. Lo que llevó al Ministerio de Agricultura a aprobar un decreto ley para modificar algunos aspectos de la actual ley y anunciar la redacción de una nueva normativa que dé estabilidad al sector. El conflicto, pues, se alargará hasta el otoño.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas