El presidente empezó a cumplir su palabra, o por lo menos la última que dio el domingo, cuando dijo que se iba a encargar de bajar la inflación. El gobierno cierra las exportaciones de carne y muestra cual será la receta de ahora en más.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Argentina tiene un grave problema inflacionario, no es nuevo, pero su extensión en el tiempo solo ha logrado que sea internalizado como parte del costo argentino, ese tal vez sea el primer error que cometemos todos. Pero no todos tenemos que ver con las causas de este problema, aunque muchas veces nos quieran hacer creer que sí.

Y como estamos en Argentina, la solución a un problema no la buscamos donde todo el mundo la ha encontrado, hacemos la nuestra, y cuál es la nuestra, la de los que deciden. Y hoy los que deciden están dispuestos a hacer cualquier cosa menos lo que corresponde.

Desde el gobierno no se dice una palabra sobre el déficit fiscal, o sobre su financiamiento con emisión desmedida, ni de la carga impositiva. El gobierno sólo ve una mano negra de ambiciosos empresarios que lo único que quieren es llenar sus bolsillos con el dolor del pueblo, por eso desde hace semanas viene anunciando que iba a utilizar una de las dos medidas que dice poseer, cierre de exportaciones o aumento de retenciones. Y eso hizo.

Alberto Fernández cumplió su promesa, el domingo dijo que se iba a dedicar a bajar la inflación, esta es su solución a un problema que también dijo no entender.

Hubiese estado bueno que si no entiende por qué hay inflación mire donde no la hay, tal vez se daría cuenta que los caminos que siguieron esos países no fueron el cierre de exportaciones, ni el aumento constante de impuestos, pero en este país a la ignorancia se combate con más ignorancia.

Anoche ante el cimbronazo de la noticia muchos hablaban de repetición de errores ya cometidos por parte del gobierno, no, no se trata de errores, son medidas premeditadas y ejecutadas con habilidosa alevosía. Saben exactamente los efectos que tendrá en el corto y especialmente largo plazo.

Hoy es la carne, ¿alguien se anima a decir que no se extenderá a otros rubros, que mañana no serán los granos, o los lácteos?

Te puede interesar

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas