Las cooperativas acusan a las distribuidoras de bloquear las tarifas | Producir leche cuesta un 30% más que hace un año, pero los ganaderos cobran únicamente un 1,8% más: 36 céntimos por litro.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Vacas en una granja de la localidad de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

2021 se hace cuesta arriba para el sector lácteo. Para muchos productores la situación ya es de “ruina total” y han tenido que echar el cierre. La subida de las materias primas junto con el alza de las facturas de la luz y del gasoil hacen cada vez más inasumibles los costes de producción ya que el precio que perciben los ganaderos por cada litro de leche que sale de sus explotaciones se queda muy por debajo de los gastos que tienen que afrontar cada mes. Hasta 1.400 euros de pérdidas mensuales asumen los productores gallegos por los bajos precios que perciben de la industria (36 céntimos por litro), una tarifa que los sitúa en el furgón de cola de España y de la UE.

Producir hoy un litro de leche en Galicia cuesta hoy casi un 30% más que a finales del año pasado. Frente a esta subida de los costes de producción (abonos, piensos, electricidad y combustible), el incremento de los ingresos del sector lácteo en España este año ha sido de solo el 1,8%, cuatro veces menos que en el conjunto de la Unión Europea (8,4%). Muy por encima del aumento registrado en la cabaña gallega, en países como Irlanda, los precios de la leche en el campo subieron un 22,6% en el último año, en Bélgica un 19,3%, en Países Bajos un 15,4%, en Polonia un 13,4% y en Alemania un 10,5%. Solo Grecia y Croacia experimentaron un menor crecimiento en los precios que España, con un 0,6% y 0,9%, respectivamente. Y en el lado negativo, Italia, Eslovaquia y Portugal, donde los productores afrontaron una caída del 0,3%, junto con las explotaciones en Chipre (-0,5%) y Finlandia (-1,8%).

Las cooperativas lácteas señalan a la gran distribución como responsable de bloquear los precios del mercado en toda la cadena (granja, industria y supermercado). Desde, la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca) reclaman al Ministerio de Agricultura medidas para regular el sector, de forma que la situación no se convierta en un “sálvese quien pueda” como está ocurreindo en la actualidad. En concreto, Agaca pide que se apliquen de manera inmediata y práctica herramientas políticas ligadas al Acuerdo Lácteo del año 2015, que permitan una remuneración idónea en todos los ejes de la cadena. “El propósito a alcanzar es el fortalecimiento de los productores y de las cooperativas ante la anemia que padece el mercado, comprimido por la gran distribución”, defiende Agaca. Para las cooperativas lácteas también resulta necesario que Agricultura aborde una modificación de la figura de las organizaciones de productores para, con los apoyos públicos necesarios, “hacerlas efectivamente reguladoras en un mercado libre y sin excedentes puntuales, y mejorar racionalmente la legislación que afecta a la figura de los primeros compradores lácteos”.

“A esta situación se une la práctica real del dumping”, critica Agaca, que entiende que los países de Centroeuropa están enviando sus excedentes a España, principalmente en forma de quesos, a bajos precios con los que no puede competir la industria española.

Con las estadísticas y estudios oficiales y el decreto de precios de cesión, reiteran, el departamento que dirige Luis Planas dispone de información “de sobra” para conocer el “deterioro brutal” de los rendimientos que se está produciendo en el sector productor, advierten, pone en peligro su sostenibilidad.

“Es clave buscar la sostenibilidad en la cadena de valor, actuando sobre la práctica real de competencia, para evitar que los oligopolios de la distribución —cuestionan— fijen las rentabilidades fuera de la lógica de los mercados como sucede en este momento”.

Para las cooperativas, la situación de bajos precios y de importaciones europeas está provocando el deterioro de toda la cadena de la leche: “Estos abusos de oligopolio de la gran distribución y las prácticas tradicionales entre países de la UE de dumping llevan a que los ganaderos reduzcan producción en España en lo que va de 2021, y a que sigan los abandonos de explotaciones lácteas en un promedio entre el 5% y el 6% anual. Esta situación no es sostenible, pero no nos resignamos al “sálvese quien pueda” de las autoridades”, advierten.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas