La cartera de Carla Vizzotti transferirá $4.500 millones originalmente destinados a la compra de leche al Anses para que sean transferidos a las tarjetas Alimentar
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El Ministerio de Salud decidió dejar de repartir leche para niños en todo el país AFP

El Ministerio de Salud dejó de realizar compras y abastecer a centros de salud en todo el país con leche para niños de hasta tres años a través del Programa Nacional de Entrega de Leche Fortificada. De acuerdo con fuentes oficiales de las provincias, el Ministerio no entrega desde enero de este año. La suspensión se debe a que la cartera de Carla Vizzotti decidió reencauzar el dinero al Anses para que sea distribuido a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo.

La decisión fue oficializada a través de la resolución 904/22 del Ministerio. En ella, se determinó que se depositará un importe de $800 adicional por mes en las tarjetas Alimentar para la compra de leche, aunque no hay manera de verificar que el dinero sea utilizado con ese fin y no una compra diferente.

Además, en el mercado no existe la leche medicamentosa que el Gobierno debe adquirir a grandes empresas bajo un régimen especial de fórmulas con minerales y vitaminas, determinado por ley.

En la actualidad, de acuerdo con las publicaciones oficiales, el Ministerio de Salud tiene en su presupuesto el Programa Intervenciones en Salud Perinatal, Niñez y Adolescencia, que en la actividad “Acciones de Nutrición” cuenta con un crédito anual de $5.000 millones.

A partir de esta medida, $4.500 millones que se iban a destinar a la compra de leche en polvo y alimentos saludables serán transferidos a la Anses para depositarse en las tarjetas, mientras que los $500 millones restantes se invertirán desde la cartera sanitaria en la adquisición y distribución a todas las jurisdicciones de fórmulas alimentarias y leches medicamentosas.

Funcionarios de la provincia de Corrientes y de Mendoza criticaron esta medida porque estiman que el dinero no es suficiente. Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia de Mendoza, dijo a Cadena 3: “Con la situación que estamos viviendo, las familias pueden tener otra emergencia y que ese dinero lo usen para otra cosa. Antes por lo menos se garantizaba que los bebés recibieran el alimento y que asistieran al control de salud, sobre todo en la primera infancia que es tan importante”.

De acuerdo con Precios Cuidados, 200ml de Leche Infantil La Serenísima deberían estar en góndola entre $63,38 y $64,56. Es decir que con el importe que se depositará en las Tarjetas, una madre podría comprar cerca de 12 paquetes o su equivalente, 2,5 litros por mes.

En el caso de la leche en polvo SanCor Bebe 1, 2 o 3, le alcanzaría para adquirir una de 375 gramos. Sin embargo, en la mayoría de los comercios y páginas web de las principales cadenas de supermercados, estos productos están publicados con precios más elevados.

La Dirección de Maternidad e Infancia de Mendoza comunicó que considera que la suma de dinero solo alcanza para un kilo de leche mensual, ya que “en cualquier supermercado el precio de la leche alcanza los $600 por kilo y no es leche fortificada con hierro y vitaminas”. “Por lo tanto, no solo será menor la cantidad de leche que recibían sino que además hay una población que quedará descubierta”, comentaron. Los montos se actualizarán trimestralmente a través de la Ley de Movilidad.

En comunicación por LA NACION, Adolfo Rubinstein, exministro de Salud y médico especializado en medicina familiar y comunitaria comentó: “Se está haciendo un ajuste sobre la población más vulnerable. Discontinuaron un programa histórico, que proveía a miles de centros de atención primaria. No solo se entregaba alto contenido nutritivo a los chicos, sino también a las madres. Era también una manera de conectar con los centros para que consulten oportunamente. Es una barbaridad”. Rubinstein también expresó preocupación porque considera que cada vez se podrá comprar menos leche, dada la alta inflación.

La medida fue criticada porque la entrega de leche generaba una oportunidad para que profesionales de la salud se conecten con las madres y los niños para detectar enfermedades y situaciones de riesgo, como violencia intrafamiliar, a tiempo. Además, porque garantizaba el acceso alimentario a madres y niños de bajos recursos.

Antes de esta decisión, se entregaban 2 kilos mensuales de leche por niño hasta los dos años o cinco años para aquellos que registraban bajo peso o riesgo nutricional, en cuyo caso se distribuía un kilogramo adicional.

Fernanda Raverta, titular del Anses, comentó: “Sentimos orgullo de esta medida y de todas las políticas públicas que integran el Plan 1000 días, una decisión del presidente de la Nación. En total son 774.000 personas entre chicas, chicos y mamás que van a recibir este dinero. En la Argentina, la Asignación Universal por Hijo, la Asignación por Embarazo y la Tarjeta Alimentar son derechos que permiten tener un plato de comida arriba de la mesa, tienen que ver con que el Estado se propone estar bien cerca de quienes más lo necesiten”. El Ministerio de Salud justificó esta medida al decir que “empoderaba a las madres”.

Te puede interesar

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas