Por la leche de diciembre se pagarán en promedio 33 centavos más que en noviembre. Aunque la materia prima le ganó a la inflación en 2018, los costos no logran cubrirse.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pasó Papá Noel, pasaron los Reyes Magos y con el año nuevo ya comenzado se podría decir que para muchos tamberos todo desencadenó en un respiro, sólo eso.

La semana se inició con la publicación de los datos que hace promediar el Sistema Integral de Gestión de la Lechería, con un precio por litro ubicado en los 9,28 pesos por litro. Siendo este el pago más habitual, consiguió un crecimiento de 3,9 puntos más que el registro de precios de noviembre para la materia prima, subiendo 62,5 por ciento en comparación a diciembre de 2017.

El valor de pago de la industria había arrancado en los 5,80 pesos y casi leyendo la devaluación se comenzó a elevar con más ímpetu a partir de julio, pero nunca llegando a emparejar los costos de producción.

El Siglea también aportó que para la leche cruda del mes pasado en los pagos que se hace por composición, que son los menos, el promedio quedó en 137,51 pesos por kilo de grasa butirosa y proteína, creciendo 4,8 por ciento respecto al mes anterior; y 61,8 puntos en la comparación interanual.

Para muchos productores diciembre se resumió en un aumento de 30 centavos por litro. Empresas de todos los tamaños y mercados intentan retener el suministro de materia prima, entendiéndose que este será un año de desafíos, con jugadores fortalecidos en la cancha de la industrialización, con algunos nuevos que llegarán con mucho ímpetu y con tantos otros en riesgo, como se los contáramos el primer día del año.

Llegar a diez pesos por litro para la leche que se está ordeñando ahora para muchos es como un desafío numérico, pero que tampoco se empareja en cuánto hay detrás de cada envío a las industrias. En esta cuestión de las expectativas el inmaduro mercado a futuros de la leche no pudo calmar las inseguridades y tal como lo expresáramos meses atrás, recién será para el segundo trimestre de este año que se pueda tener real dimensión del funcionamiento de esa herramienta.

Respecto a la polémica comparativa que a veces hace el oficialismo, sobre la posibilidad de poder comprar dos kilos de maíz con un litro de leche, aún falta. Tomando en cuenta los números de la Bolsa de Comercio de Rosario, que se pueden consultar en nuestro portal, a 5.580 pesos la tonelada, se precisarían 11 pesos por litro para conseguir la proesa. Esto es lo que demuestra que ante la devaluación y la inflación, los costos siguen por demás altos y el precio lejos de empatarlos, al menos.

Para agregar al análisis, la inflación de diciembre según la publicara ayer el INDEC sumó 2,6 puntos y cerró el año con un acumulado de 47,6 por ciento. Sin embargo, los alimentos y bebidas registraron un aumento de 51,2 por ciento anual, dentro de lo que se encuentran los lácteos.

En un desagregado que se hace con referencia a los precios de Capital y Gran Buenos Aires, se detalla que la leche fresca entera en sachet de litro cuesta hoy 33,52, mientras que en noviembre se la encontraba a 31,30 pesos, habiendo aumentado 7,1 por ciento. En la misma lógica, la leche en polvo entera por 800 gramos pasó de 217,83 a 220,25 (+ 1,1), el queso cremoso por kilo (214,22; 4,2%), el queso pategrás (357,92; 3,6%), el queso sardo (366,51; 2,8%); manteca por 200 gramos (67,40; 2,8%); el yogurt firme (36,77; 4,5%); y finalmente el dulce de leche subió 1,6 por ciento, hasta los 56,62 pesos.

En esta relación la leche terminó subiendo al productor más que la propia inflación, sin embargo el impacto en el consumo hace que las empresas no dispongan como corresponde de una demanda más ambiciosa y sólo se ocupen de aumentar el precio de la materia prima para no perder ante el mercado industrial.

Desde hace varios años un kilo de queso, incluso el más económico, es más caro que un kilo de carne y eso hace que el consumo sea mucho más meditado y restringido per cápita.
Cuarta alza

Concluida la subasta 228 del Global Dairy Trade, con 27.909 toneladas dispuestas en la rueda electrónica, se dio la cuarta suba consecutiva en la que se acumula 10,9 por ciento en dos meses de alza. La mayor trepada en el mercado electrónico de Fonterra fue la de este martes con 4,2 por ciento y un promedio en las toneladas de lácteos en general de 3.057 dólares.

Sin oferta de manteca en polvo, ni suero dulce en polvo, la única retracción la tuvo la caseína con 5.047 dólares por tonelada, luego de una caída del 1,4 por ciento.

El alza más celebrada es el de la leche entera en polvo con tres puntos hacia arriba y un final de 2.777 dólares, aunque lejos de los tres mil dólares, con una consolidación de valor que es muy esperada.

El resto de los productos se escalonaron de la siguiente manera, leche descremada en polvo (10,3%; 2.405 dólares); lactosa (7,9%; 1.032 dólares); manteca (4,6%; 4.262 dólares); queso cheddar (4,2%; 3.504 dólares); y grasa anhídrida de leche (3,2%; 5.294 dólares).

El nivel de precios aún no recupera el rango de julio pasado, con lo cual la carrera en el alza recién se inicia, de todas maneras es un buen indicio en la previa de la primavera europea, donde lentamente se van acomodando los números en las principales naciones productoras. El impacto en nuestro mercado local exportador se verá más adelante.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas