Los ganaderos se quejan por la pérdida de poder adquisitivo a la que se enfrentan.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ordeñando en una explotación ganadera en la Sierra de los Pedroches.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y la Organización de Productores del Sur (OPL del Sur), que aglutina al 93% de la producción de leche de vaca de Andalucía, denuncian la pérdida de poder adquisitivo que sufren los ganaderos como consecuencia del estancamiento de los precios en origen y del incremento de los costes de producción.

Explican que un ganadero andaluz percibe de media entre 31 y 33 céntimos (precio base) por litro de leche de vaca, un precio que está congelado desde hace años a pesar de que el valor de las materias primas para elaborar la alimentación animal ha sufrido un fuerte repunte en este 2021.

Los productores llaman la atención por el incremento del maíz, por encima de un 30%, el de la cebada, en más de un 19%, o el de la soja en torno a un 7%. “A esta factura hay que sumar, además, el aumento de los costes energéticos y los gastos derivados de garantizar la seguridad alimentaria, el bienestar animal y las medidas agroambientales”, recalca el presidente de la OPL del Sur, Juan Rafael Leal.

Como han destacado Cooperativas y la OPL del Sur en un encuentro celebrado en Sevilla para analizar la situación del sector, los problemas de rentabilidad también se deben al estancamiento de los precios de la leche en el lineal. Según datos del Ministerio de Agricultura, desde hace un lustro, el precio de venta al público de un litro de leche no supera los 70 céntimos y disminuye progresivamente hacia los 60 céntimos.

Quejas contra los distribuidores

En concreto, desde 2019, el consumidor andaluz abona de media 67 céntimos por litro de leche de vaca. “Este descenso es fruto de la estrategia planteada por la distribución para utilizar la leche de vaca como producto reclamo”, analiza el presidente de la OPL del Sur. “La distribución presiona a la industria para que no suba los precios y esta se ve obligada a tensionar al ganadero, por lo que se frena la subida del precio percibido por el productor”, explica Juan Rafael Leal.

Como solución, en la reunión han propuesto trasladar al Ministerio de Agricultura la conveniencia de que las operaciones entre la industria y la distribución sean contractuales, tanto para marca de fabricante como para marca de distribución, independientemente del contrato entre el ganadero y la industria.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas