La comunidad menonita ha incursionado con éxito en diferentes rubros comerciales, como la metalmecánica, la ganadería y hasta el turismo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Hoy en día, los menonitas forman parte de la región económica y productiva más importante del estado de Chihuahua / Foto: Cortesía

ace 100 años las familias menonitas que llegaron a las extensas planicies de San Antonio de Arenales desarrollaban actividades agrícolas y de campo, lo que mejor sabían hacer.

Hoy en día, forman parte de la región económica y productiva más importante del estado de Chihuahua, en lo que se refiere a la siembra y cosecha de maíz, frijol, trigo y avena, de acuerdo con información de la Unión de Productores Agrícolas (Unipro).

Tan sólo en 2021 se generó una producción superior a un millón 200 mil toneladas de maíz en la región noroeste, que en su mayoría siembran los menonitas.

El presidente del sistema producto maíz en Chihuahua, Pedro Ortiz Franco, destacó que la principal zona productora de maíz es Cuauhtémoc y su región. En la entidad se cuantifican unas 90 mil hectáreas cultivadas con este grano, logrando aprovechamientos que van desde las 10 toneladas por hectárea hasta más de 21, estableciendo el promedio en 13 toneladas por hectárea, siendo el maíz lo que predomina.

A través de los años, los menonitas han diversificado su economía de tal forma que hoy por hoy están presentes prácticamente en todo tipo de actividad comercial, no sólo en el estado, sino en el continente y a nivel internacional por su capacidad de exportación.

En la industria metalmecánica de maquinaria del campo, herramientas y equipos para pozos, la comunidad menonita se posicionó como la principal exportadora y fabricante a nivel nacional de remolques elaborados en Cuauhtémoc, de acuerdo con datos de la Dirección de Fomento Económico del Municipio.

PRÉSTAMOS ENTRE ELLOS

Aunado a ello, la Unión de Crédito de Agricultores de Cuauhtémoc (UCACSA) que nació 28 años atrás como el banco menonita, se ha fortalecido como una de las instituciones financieras en ese ramo más grandes y sólidas del país.

Esa institución permitió a la comunidad menonita sortear crisis económicas y pérdidas por las sequías recurrentes, bajo el precepto de ‘prestarse entre ellos’, ante el factor de buena paga que los caracteriza y porque la banca tradicional no les daba créditos al no ser tenedores personales de la tierra sino todas las familias.

Por ello, en 1993 se organizó un grupo de agricultores y empresarios de la comunidad menonita para apoyarse mutuamente mediante el ahorro y crédito mediante una figura financiera que amparara estas operaciones, la de Unión de Crédito. Un año después fue autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y arrancó operaciones con 100 socios. Actualmente, se conforma por 3 mil 670 socios.

Con una estructura de gobierno corporativo, la comunidad empezó a incursionar formalmente en múltiples giros productivos para ampliar sus cultivos al algodón y el chile convirtiendo en casos de éxito a sus corredores comerciales.

A partir de ello, fortalecieron su característica industria de lácteos –famosa por el queso menonita—, así como panificadoras y embutidos, frutos deshidratados, jugos y miel que se comercializan en supermercados. En fecha reciente, entraron también al mercado de la ganadería.

Su gastronomía los ha llevado incluso, a generar ciertos productos como las pizzas menonitas que ya dieron la pauta para constituir restaurantes, algunos de estos en el sistema de franquicias.

A paso firme incursionaron asimismo, en la producción de enseres de cocina y sus tradicionales hornos de leña y carbón, industria mueblera y casas prefabricadas, aparte de turismo al crear hoteles –12 entre los corredores comerciales— y promover rutas turísticas en la región de Cuauhtémoc, la puerta a la Sierra Tarahumara.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas