China representó el 26% de las importaciones mundiales de productos lácteos en 2017, desempeñando un papel clave en la determinación de los niveles de precios mundiales de los productos lácteos, se asefura en un reciente informe de AHDB.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Casi todas las importaciones de productos lácteos de China son abastecidas por las cinco regiones productoras más importantes, es decir Nueva Zelanda, la Unión Europea, Argentina, Estados Unidos e Italia, aunque aunque es la primera la que tiene, con mucho, la mayor proporción de estas importaciones, alrededor del 40%.

Con una fuerte previsión de incremento para la producción de leche en Nueva Zelanda, el crecimiento continuo de la demanda en China es vital para ayudar a respaldar los precios del mercado. Históricamente, ha habido un fuerte vínculo entre los niveles de ingreso en China (medido por el PIB per cápita) y las importaciones de productos lácteos del país. Los cambios en las dietas de los consumidores, a medida que más personas se mudan a áreas urbanas y están expuestos a una oferta más amplia de productos alimenticios, también han impulsado la demanda de productos lácteos.

China demanda de importaciones

Después de una década de crecimiento de dos dígitos, el crecimiento de los ingresos se ha desacelerado en los últimos años y se espera que sea de 6.2% en China para 2019, según el Banco Mundial. Si bien se espera que esto ralentice el crecimiento del consumo de lácteos en el año y, por lo tanto, los niveles de importación, existen otros factores que pueden ayudar a respaldar el crecimiento continuo de las importaciones.

De importancia clave será el nivel de suministros chinos, particularmente en relación con los niveles de stock. Después de que las importaciones superaron el nivel esperado en 2013 y 2014, las importaciones cayeron en 2015 debido a que las existencias acumuladas disminuyeron la necesidad de comprar más productos.

Según el último informe de Rabobank, el crecimiento de la producción de leche no se ha mantenido al día con el consumo, y el bajo crecimiento interanual de las importaciones ha ejercido presión sobre los inventarios. Con algunas preocupaciones sobre el impacto de los aranceles estadounidenses en los costos de los insumos, se espera que el crecimiento de la producción siga siendo limitado, mientras que el crecimiento del consumo continuará. Esto tendrá el impacto de mantener a China activa en el mercado global para mantener los niveles de existencias, al menos en la primera parte del año, cuando puedan aprovechar las tarifas de tarifa reducida para los productos de Nueva Zelanda.

Fuente: AHDB

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas