Desde la industria se ha reducido la producción y la captación de materia prima. El agro no puede parar el ordeño.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
PANORAMA. La pandemia del coronavirus provocó un descenso en la demanda de leche en Carchi.

La limitación en el horario de movilización y la baja demanda por parte de las industrias procesadoras de leche ha afectado notablemente a los ganaderos de la provincia de Carchi y el país. Su producción no pueden comercializarla, por lo que en algunos casos han regalado a sus vecinos y en otros han tenido que botarla, porque todos los días tienen que ordeñar a sus vacas.
Lenin López, presidente del Centro Agrícola de Tulcán, manifestó que, con el surgimiento de la pandemia y las medidas adoptadas por el Estado, las actividades ganaderas y agrícolas se vieron restringidas con la demanda de productos tanto lácteos como del agro.
Ante las circunstancias y con el objetivo de ayudar en algo a los ganaderos, desde el Centro Agrícola de Tulcán se destinó un tanquero, en el cual recolectan el lácteo de los diferentes productores y proveedores socios de la institución. “Con esta producción llegamos a los mercados y también con las entregas a la industria El Ordeño”, dijo López.
Pérdidas
López calcula un 50% de pérdidas en este sector, a lo que se suma la restricción de las industrias con la demanda de leche. A manera de ejemplo, detalló que si antes se entregaban 5.000 litros, ahora solamente se entrega 2.000.
La cadena de producción se vio interrumpida de acuerdo al presidente del Centro Agrícola de Tulcán, por la restricción de la demanda por parte de las industrias lecheras.
Con este reposo de los requerimientos de leche por parte de las empresas, el principal del Centro Agrícola sostuvo que dicho producto, al ser perecible, se deteriora con rapidez y se rompe la cadena de producción.
“Si la industria deja de consumir al igual que los intermediarios, se va a afectado el productor y la población en general”, argumentó.
Por parte de los productores de lácteos, uno de ellos mencionó que al no tener el mismo número de compradores en tiendas, supermercados, hoteles, restaurantes, la producción se vio reducida en más del 60%.
En Tulcán antes se recolectaban 5.000 litros y hoy solo se recogen 2.000.
De igual manera, mencionó que desde la fábrica, ubicada en San Gabriel, se ha complicado mantener la distribución, mencionando que las personas encargadas de transportar el producto a los puntos de venta también han decidido, en gran parte, quedarse en casa para resguardar a sus familiares y evitar contagios de coronavirus.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas