Doscientos productores de vacuno de leche de Castilla y León claman en Zamora contra las “malas mañas” de la gran industria que está pagando la leche “por debajo de coste”
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los ganaderos de vacuno de leche, con los líderes agrarios de Castilla y León a la cabeza “toman” la carretera de Villalpando junto a la empresa Lactalis. | José Luis Fernández

Hace más de un año que las cuentas no les salen a los ganaderos de vacuno de leche. Han ido aguantando, aguantando, en muchos casos endeudándose, vendiendo animales, otros hasta han cerrado la granja. La situación es insostenible. El sector tiene el miedo en el cuerpo. “Nos estamos arruinando” expresan abiertamente. Ayer, unos doscientos productores de los 890 ganaderos de vacas lecheras que quedan en Castilla y León –apenas 90 en Zamora– se plantaron frente a la industria Lactalis para decir “basta”.

La mayor empresa de producción láctea del mundo “está haciendo terrorismo rural, llevando a la ruina a muchos ganaderos con sus malas mañas, pagando la leche por debajo de lo que cuesta producirla en la granja”, denunciaba Lorenzo Rivera, responsable regional de COAG. La crisis del sector no es nueva. En los últimos seis años han desaparecido 6.000 explotaciones en España, 85 en Castilla y León cada año. Y el desequilibrio actual, con pérdidas continuadas desde el año pasado, amenaza la viabilidad de uno de los sectores más profesionalizados, en manos de jóvenes que arriesgaron con importantes inversiones ahora seriamente comprometidas.

En los últimos seis años han desaparecido 6.000 explotaciones en España, 85 en Castilla y León cada año

“Los costes de producción están en 0,40 céntimos por litro y las grandes industrias pagan por debajo de 0,34. Los ganaderos pierden seis céntimos en cada litro de leche. Esto, en una explotación media de un millón de litros al año, son 60.000 euros de pérdidas, 5.000 al mes mientras ministros como el de Consumo los ganan por no hacer nada, por maldecir a la buena alimentación que producimos los agricultores y ganaderos” expresó Donaciano Dujo, líder regional de Asaja, en la concentración celebrada ayer en Zamora.

Junto a los ganaderos zamoranos, a la capital se desplazaron compañeros de Salamanca o León, preocupados ante un futuro cargado de incertidumbre. “La situación no se puede sostener, o mejoran los precios o tenemos que cerrar. Para cubrir costes y dejar un pequeño margen de rentabilidad, la leche no debería de valer menos de 40 céntimos y estamos cobrando 34-35. Tiramos por nuestro negocio porque es nuestra vida y la de varias generaciones, pero ya no podemos más”. El relato del leonés de Villafañe Pedro Cañón describe con toda la crudeza la dramática contabilidad del sector. “Casi 20 litros de leche de cada vaca se van a pagar el pienso. Así es imposible, la luz un 85% más cara. En mi explotación he pasado de pagar 700 euros a 1.200 de un año para acá”.

“En octubre en Francia pagaban la leche a 40 céntimos, en Italia a 39, en Alemania a 38,7; ¿es que nuestra leche es de segunda clase?”

A sus 28 años a Tamara Rodríguez se le quitan definitivamente las ganas de tomar el testigo de sus padres. “Cómo me voy a plantear la incorporación en estas condiciones. Es una pena que la explotación de mi padre se quede ahí, pero las cosas se ponen muy mal y el alto coste de lo piensos es el remate”.

Las cuentas “está claras” para los ganaderos. El propio Observatorio de Precios del Ministerio de Agricultura cifró hace año y medio los gastos de producción de la leche en 0,35, cuando ni la luz ni la alimentación habían llegado a los extremos actuales. Las organizaciones agrarias, la Alianza UPA-COAG y Asaja, unidas en esta batalla por el aumento del precio de la leche, ponían ayer negro sobre blanco el “maltrato” que reciben los ganaderos españoles de empresas como la multinacional francesa. “En octubre en Francia pagaban la leche a 40 céntimos, en Italia a 39, en Alemania a 38,7; ¿es que nuestra leche es de segunda clase?”, se preguntaba Rivera.

La voz de los ganaderos

“El diferencial de precios entre lo que cobra el ganadero y lo que paga el consumidor por el litro de leche es de 135 %. ¿Quién se está llevando los beneficios?. Plantearemos una denuncia antes la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia y pedimos al ministro que se involucre llamando a las industrias lácteas para que esto se arregle de una vez. Urge un arreglo ya” pidió el coordinador regional de COAG.

La reunión se celebrará hoy en el Ministerio de Agricultura entre el secretario general, Fernando Miranda, y representantes del sector lácteo. “Vamos a estar defendiendo a nuestros ganaderos a muerte” apuntó el secretario regional de UPA, Aurelio González. “Hay que aplicar la Ley de Cadena Alimentaria porque es la única herramienta para defender los precios” expresó el sindicalista zamorano a las puertas de la industria Lactalis, para pedir además a los consumidores que “compren leche de los ganaderos de Castilla y León porque es el futuro de nuestra tierra”. Dujo abundó en el llamamiento al consumidor para que “haga fuerza comprando leche de industrias españolas con un precio digno. Que no compren gangas porque cuando lo hacen están arruinando al ganadero” clamaba el líder de Asaja.

Los manifestantes expresaron su rechazo a Lactalis con una lluvia de paja. “Cuando se habla tanto de despoblación, que sepan que el futuro de los pueblos pasa por el regadío y las explotaciones ganaderas. Las industrias lácteas no pueden jugar con el futuro de muchas familias. No puede ser que por el precio de un café se compren dos litros de leche, que un litro de agua valga más que un litro de leche. Basta de esa chulería y dejen de reírse de los ganaderos en la cara” cuestionaba Aurelio González en la concentración.

“Basta ya de chulería, dejen de reírse de nosotros”

El hartazgo del sector es evidente. “No aguantamos mas, las cuentas no salen y esto tiene las patas muy cortas, si pagas más de lo que recibes estás abocado a desaparecer en pocos meses” advertía el salmantino Jesús María Sanz.

“Hemos estado con las vacas toda la vida, pero perdiendo miles de euros mes a mes es insoportable” abunda Manuel Río Blanco, de Casaseca de las Chanas. ¿Cómo van aguantando? “Pidiendo créditos y renovando los que ya tienes. Antes mal que bien te salvabas tirando de la agricultura, pero ahora la ganadería se lo está comiendo todo”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas