SanCor frescos y Danone con sus negocios en revision
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
zzzznacp2 NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, ENERO 23: (ARCHIVO) La venta por cantidades en los supermercados cayó 12,5% en noviembre último en forma interanual, y en los shoppings descendió 16,3%, y cumplieron cinco meses consecutivos de retroceso del consumo en esos megacentros comerciales. Foto NAzzzz

El negocio de yogures y postres es visto como la joya del sector lácteo. Alto valor agregado, fuerte inversión en maquinaria e investigación, mano de obra intensiva, cadena logística de distribución y precios que acompañan esa inversión convierten a este sector de la cadena lechera en un gran negocio en todo el mundo. Menos en Argentina, según parece.
Las dos líderes en postres y yogures están en un proceso de reestructuración masivo, tanto ARSA, la empresa dueña de los yogures SanCor y los postrecitos Shimy, como Danone Argentina, con marcas como Yogurísimo, Ser, Casancrem, Danette y Danonino están en este proceso.
En el día de ayer un informe del diario La Nación aseguró que la firma controlada por la familia Vicentin le otorgó un mandato de venta al ex Ernst & Young, Daniel Serventi. Según esta publicación la lista de potenciales candidatos incluye desde fondos de inversión que ya están sondeando a otras empresas locales como CarValo y Cono Sur Investments, hasta algunos jugadores que en el último tiempo se mostraron más activos en el rubro alimentos como Inverlat (la dueña de Havanna) o el grupo Werthein, que ya puso un pie en el negocio con la compra de Cachamai.
Por otro lado, EDN pudo acceder a un audio exclusivo donde uno de los directores de Danone en una serie de reuniones realizadas ayer con los trabajadores de la planta de Longchamps anunció el inicio de un plan masivo de retiros voluntarios.
En el audio, el directivo asegura que los últimos años han subsistido gracias a los aportes de la casa matriz, pero que eso se terminó, y desde Francia llegó como última posibilidad la habilitación de dinero para realizar un retiro voluntario masivo de personal, en lo que se entiende como un paso previo a la revision de sus negocios en Argentina.
Con esta política macroeconómica, el valor agregado a la lechería argentina tiene partida de defunción, 20 años de estancamiento, intervenciones estatales en los precios, elevados costos laborales e impositivos y un mercado que cada día es más pequeño sentenciaron a un sector que es rentable en todo el mundo, menos acá.

Te puede interesar

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas