También denunciaron que durante el viernes un grupo de personas intimidaron a comerciantes para que cerraran los locales.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este viernes nuevamente los habitantes de varios barrios de la comuna de Belén en suroccidente de Medellín denunciaron que un grupo de personas, presuntamente integrantes de un grupo ilegal llegaron a los locales comerciales de los barrios Belén Rincón, La Bolsa y Balcones de la Serranía y les indicaron que debían cerrar sus negocios por el actual paro armado impuesto por el Clan del Golfo. Se indica que son grupos afines a este grupo criminal.

“Son intimidaciones que hacen a los transportadores, a los que surten los negocios, incluso muchos han cerrado ya las tiendas porque ya se han dado situaciones de intimidación por parte de estos bandidos que integran esta estructura criminal en Belén comuna 16 de Medellín”, contó Julio Rengifo defensor de derechos humanos de Medellín.

En medio de la tensa situación los mismos hombres interceptaron el carro distribuidor de una empresa de lácteos y les ordenaron a los trabajadores retirarse de la zona hasta el día lunes, cuando termine el paro armado. Muchas tiendas y demás negocios cerraron afirmó el líder social.

“Pintaron un carro transportador de alimentos lácteos con las siglas de las AGC y le dijeron a los conductores que como son varios días los del paro armado en el territorio que ni fueran a parecerse por allá para evitar situaciones más graves”, agregó el también integrante de la Corporación Humanitaria Justicia al Derecho.

También informó que en la tarde del viernes se escucharon varios disparos en el barrio Manzanillo, parte alta de Belén Rincón, lo que podría tomarse como una intimidación a quienes quieren hacer caso omiso a la orden.

Mientras que el alcalde de Medellín Daniel Quintero, se refirió a las amenazas que denuncian los comerciantes de Caicedo y Belén y reconoció que la situación es difícil, pero que en Medellín no se han reportado actos violentos como la incineración de carros.

“Estamos muy atentos porque sabemos que hay una amenaza latente, sabemos que es una preocupación real, no nos vamos a descuidar y obviamente donde se reporte algún evento vamos a actuar de forma inmediata. Hemos hablado con los comerciantes, la mayoría están tranquilos pero expectantes y alertas eso sí, por lo que pueda ocurrir”, explicó el mandatario.

El alcalde Quintero dijo que en Medellín hay más de 1.200 policías que están garantizando la seguridad en el territorio.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas