La lechería argentina comienza a ver con preocupación el valor mundial del commodity Leche en Polvo Entera porque desde que en marzo de este año alcanzara el pico máximo de precio en el Global Dairy Trade con 4.200 US$/tn, ha caído sostenidamente hasta esta semana que cerró cercano a los 3.500 dólares.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
LECHE EN POLVO. Los números son irrefutables y muestran una caída en los últimos cincos meses.

Tal como lo anticipaban los mercados de futuros, agosto comienza a reafirmar la tendencia bajista del mercado mundial de lácteos, alejándose definitivamente de aquellos tentadores 4.000 dólares de marzo, abril y mayo, según las cotizaciones promedio del Global Dairy Trade (GDT).

“En los primeros meses de éste año asistimos a una fuerte suba del precio de la leche en polvo entera (LPE) que llegó a 4.224 US$/tn, luego comenzó sistemáticamente a disminuir el precio hasta los 3.598 US$/tn de la subasta de este martes, referenciando una caída neta de 14,8% -analiza el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA). Los valores de los últimos meses, que eran los más altos desde finales de 2013 y principios de 2014, ya comienzan a parecerse más a los obtenidos en los últimos cinco años promedio”.

Luego de esta última subasta de Fonterra, la quinta consecutiva del año, donde la baja respecto al mes pasado fue de 3,8% para la Leche en Polvo Entera, también se da una baja de los precios de las contratos a futuro, ya que este miércoles “se consolidó esa baja en el mercado New Zeland Exchange (NZX), con caídas generalizadas del orden del 5% para los próximos meses.

PREOCUPACIÓN INTERNA

Para el presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), Ércole Felippa, “los precios internacionales no solamente que han venido bajando en términos nominales, en su momento si bien no se llegaron a concretar operaciones del orden de los 4.000 dólares la tn, sí alcanzamos los 3.750 dólares (incluso más en contratos puntuales), hoy para poder realizar operaciones, hay que hablar de 3.500/3.550 US$/tn”, indicó el vocero industrial en diálogo con el programa radial ADN Rural.

Según el vocero industrial, esta baja se combina con la inestabilidad económica local: “no es lo mismo exportar con un dólar y costos como los que teníamos hace unos meses, que con el dólar actual que es muy parecido pero con costos que han aumentado mucho más que el dólar oficial que es el que consideran las exportaciones”, opinó Felippa.

Si bien las exportaciones de lácteos de Argentina siguen siendo superiores en la comparación interanual con 2020 (+18%), lo cierto es que en junio/julio se exportó muy poco, agravando la ya endeble competitividad nacional, la falta de flujo comercial internacional desde nuestro país. “A veces inciden otros factores que tienen que ver con la logística, con las cargas; hoy Argentina tiene un problema muy serio con la disponibilidad de contenedores, porque cayeron abruptamente las importaciones nacionales”, advirtió el industrial cordobés. Es decir, llegan menos embarcaciones al país con mercadería para descargar y por lo tanto escasean los fletes marítimos que podrían llevarse otras cargas, ya que por el enorme tráfico internacional que se dio en esta primera mitad del año luego del efecto vacunación y el retorno de muchas actividades económicas, los grandes barcos priorizan destinos en donde puedan realizar ambas tareas descarga/carga.

Y a esto hay que sumarle la histórica bajante del río Paraná que está poniendo en jaque a muchos puertos y buques mercantes.

LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN INDUSTRIAL

“Cabe resaltar que los precios en general de las commodities lácteas que están por encima de la media histórica, no se venían logrando para las exportaciones de Argentina, con lo cual si estas últimas bajas repercuten en los precios de exportación de nuestros principales productos, el mercado externo comienza a perder atractivo, con el agravante que venimos mencionando que a estos precios hacia la baja hay que detraerles los derechos de exportación (entre 9,0% y 4,5%), agregarle reintegros fuertemente disminuidos y sobre todo, convertirlos a pesos por un tipo de cambio oficial que lleva varios meses con un fuerte retraso respecto de los índices inflacionarios”, estimó ayer el informe de mercado internacional del OCLA.

Esto prende alguna luz amarilla en el horizonte cercano, porque el creciente precio al productor por su materia prima, está sostenido en parte por el gran atractivo que suscitó en estos meses el mercado mundial y sus precios, más que por la tónica que muestra el mercado interno con sus precios cuidados. En este sentido, Felippa deslizó el siguiente concepto: “es un año positivo en cuanto al crecimiento de producción, con un 3,5/4% arriba, en un escenario complejo; cuando los saldos exportables se dan con rentabilidad positiva, se toman medidas para que no impacte sobre los precios del mercado interno, pero cuando la cuestión es al revés, indudablemente que actúa como vaso comunicante y tiene impactos negativos sobre toda la cadena”. Y agregó: “estamos de cara a la primavera con un mercado exportador realmente muy complejo, porque los valores de 3.500 la tn no son un mal precio, lo que pasa que los costos internos han aumentado considerablemente, y hoy por el tipo de cambio vigente esos 3.500 dólares no alcanzan para cubrir los costos de producción que tenemos hoy”.

Los ganaderos de la Unión Regional instaron a Liconsa a incrementar el pago que hacen por cada litro de leche, pues señalan que los costos operativos superan por mucho los 8 pesos con 20 centavos que les pagan actualmente.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*
Cerrar
Registre una cuenta
*
*
*
*
*
*
Fuerza de contraseña

Suscribite a nuestro newsletter