Uruguay |11 julio, 2018

Negocios | En medio de una fuerte crisis, gremio agudiza conflicto con industria láctea

Activarán paros en todas las plantas si la cámara del sector no reanuda las negociaciones salariales.

En medio de una aguda crisis que arrastra tres años y dejó por el camino a dos empresas (Ecolat y Schreiber Foods), ahora la industria láctea sumó un nuevo frente a su agenda con un conflicto sindical. Mientras tanto, la industria sanducera Pili tambalea por la falta de liquidez y materia prima y tiene en vilo a las familias de los 130 trabajadores que emplea ese complejo industrial. El gobierno busca al más alto nivel una salida que no parece sencilla.

La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) emplazó este lunes a la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU) a reanudar las negociaciones en el marco de los Consejos de Salarios. De no suceder, dará lugar a una ampliación del conflicto que por ahora involucra solo a complejos industriales de Conaprole.

En una asamblea extraordinaria, la FTIL anunció que desde el próximo lunes extenderá la medida de trabajar a reglamento -activada por la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC) el 21 de junio-, a todas las empresas industriales del sector “que no pongan en riesgo su total actividad laboral”, señalándose que por ejemplo quedarán exceptuadas de tal decisión Pili (Paysandú) y Coleme (Cerro Largo).

Además, de no haber una respuesta positiva desde la cámara que nuclea a los industriales, a partir del lunes 16 de julio se realizarán asambleas con paros –de al menos una hora– en todos los turnos y en todas las plantas, con el objetivo de interiorizar a los trabajadores sobre la negociación colectiva en los Consejos de Salarios.

La FTIL decidió reunirse este lunes tras la ausencia de representantes de la CILU en las últimas convocatorias a los Consejos de Salarios.

Tras la decisión de los trabajadores, desde el Directorio de Conaprole se dijo a El Observador que de momento no se harán declaraciones sobre esta situación, que vienen monitoreando en forma constante.

Fuentes allegadas al Directorio, en función de la decisión de AOEC de trabajar a reglamento, han señalado la existencia de dificultades puntuales para la cosecha, recepción y almacenamiento de la materia prima remitida desde los tambos y para el posterior procesamiento y abasto al mercado.

Desde el sindicato descartaron que eso pueda suceder como consecuencia exclusiva de la medida de trabajar a reglamento, aunque podría acontecer en caso de incrementarse las medidas, lo que ahora se anunció para la próxima semana.

Wilson Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), destacó a El Observador que si bien las medidas anunciadas por los trabajadores “no están dirigidas a los productores, nos afectan”. El tema será abordado este martes en la reunión semanal de la gremial que agrupa a tamberos.
Sindicato descarta problemas de recepción de leche y abasto

En tanto, previo a la reunión en el PIT-CNT, el sindicato de funcionarios de Conaprole emitió un comunicado en el que acusó al Directorio de la cooperativa de negarse “sistemáticamente” a participar en ámbitos de negociación, a la vez que aclaró que desde que se aplicaron medidas de lucha no se han realizado paros, solamente se activó el trabajo a reglamento, sin realizar horas extra ni trabajos en horas de descanso.

La AOEC respondió a las informaciones de “ciertas gremiales de productores y el Directorio de la cooperativa”, considerando que “toda la alarma pública que se ha hecho no es real”, comentó a El Observador Luis Goichea, secretario de la AOEC. “Hay un problema de fondo de la propia lógica de la producción lechera. Queremos que la opinión pública conozca todos los elementos”, apuntó.

Aclaró que no hubo ningún problema en el manejo de la leche, “tanto en el ingreso como en el abastecimiento. Con mucha responsabilidad hemos manejado el tema. Lo único que estamos haciendo es no trabajar horas extra ni en los descansos”, agregó.

La gremial asegura que ha estado y estará dispuesta a participar de un debate público y abierto para que cada uno de los principales actores de la cadena láctea puedan exponer su visión de la lechería nacional.

En el comunicado se destaca los premios que ha conquistado la cooperativa y que es la principal empresa privada del país, con una facturación anual de más de US$ 850 millones, con un superávit de US$ 70 millones cuando cerró el ejercicio el año pasado.

Denuncia por sueldos elevados

También señala que el sueldo del gerente general de la empresa “duplica al del presidente de la República, Tabaré Vázquez” y que los cinco directores de la empresa además de sus ingresos por el envío de leche a Conaprole perciben un salario que va de $ 195 mil a $ 215 mil mensuales.

También se alude al presidente de la ANPL, Cabrera, mencionando que su familia directa posee siete tambos que remiten más de 120 mil litros de leche por día con una facturación mensual que supera el millón de dólares. AOEC remarca en el comunicado que “nunca se tiró ni a él, ni a ningún otro productor, un litro de leche por los conflictos de AOEC-Conaprole” y acusa a Cabrera de incitar “a través de las redes sociales y WhatsApp a tirar leche a los productores”.

AOEC, finalmente, remarca que Conaprole “sistemáticamente” se ha negado a la integrar ámbitos de diálogo y que se habla del endeudamiento de los productores, pero que nadie menciona el endeudamiento de los trabajadores de Conaprole, informando que un 60% tiene su salario muy endeudado en el sistema financiero para hacer frente a sus necesidades y que el 20% de los trabajadores cobra el mínimo establecido por ley, unos $ 15.000 por mes.

El futuro de Pili cada vez más comprometido

A medida que transcurren las horas el futuro de la industria sanducera Pili luce cada vez más complejo. La empresa enfrenta un agudo problema de liquidez que le ha provocado serias dificultades para estar el día con sus productores y trabajadores. “No sabemos con quién vamos a hablar. Hemos hecho carta para todo el mundo. Nadie da ninguna señal”, dijo a El Observador el dirigente sindical de Pili,Teodoro Petrib.

El gremio esperaba con expectativa tener una respuesta positiva del gobierno de una propuesta de auxilio que comenzó a gestarse hace un par de semanas. La misma consistía en la venta del predio de la vieja planta industrial de Pili ubicada en el centro de la ciudad. La planta pasaría al Ministerio de Vivienda que luego la destinaría a la construcción de soluciones habitacionales. Esta iniciativa fue ideada por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) con el apoyo del intendente sanducero Guillermo Caraballo, que ha tomado un “rol activo” en la búsqueda de una salida para esta industria, según destacó Petrib.

En gremio de Pili estaba esperanzado en que en el Consejo de Ministros de este lunes surgiera alguna novedad, pero no hubo ningún tipo de comunicación por parte de las autoridades de gobierno. El tema está siendo abordado por los ministros de Trabajo, Ernesto Murro, Economía, Danilo Astori, Industria, Carolina Cosse, y Ganadería Enzo Benech, con la coordinación del propio Tabaré Vázquez que ya mantuvo una reunión previa por este tema con Caraballo.

Estaba previsto que con la venta de esa inmueble Pili lograra ponerse al día con sus productores y empleados. Actualmente, esta industria emplea a 130 trabajadores de los cuales 40 están en régimen de seguro de paro parcial. Petrib comentó que recién la pasada semana la empresa pagó la primera quincena de junio y que no pudo cumplir con la primera de las cuatro cuotas del medio aguinaldo.

La salida para la industria no parece sencilla. Apenas está recibiendo 70 mil litros diarios y requiere más que duplicar ese volumen para ser una empresa rentable acorde a su capacidad instalada. Según supo El Observador la empresa mantuvo sondeos con tres potenciales inversores extranjeros que podrían ingresar como socios del negocio, pero “el gran cuello de botella” sigue siendo cómo resolver un aumento de la materia prima. “Es una condición indispensable para que llegue un nuevo inversor”, explicaron.

A principios de año, se manejó como una posibilidad que Conaprole -la industria que tiene más del 70% de la remisión- enviara parte de su remisión para que Pili procesara queso muzzarella a façon. Conaprole vinculó el acuerdo comercial con Pili a no cubrir entre 40 y 50 vacantes que generaría por jubilaciones este año. Esa condición no fue aceptada por el sindicato y quedó descartada. En febrero, Pili y otras industrias lácteas en dificultades como Calcar y Claldy firmaron un acuerdo con el BROU para diferir el pago de préstamos por un año. En el primer caso, esa industria tiene un pasivo que ronda los US$ 40 millones, producto de una fuerte inversión que realizó para montar una nueva planta.

Autor:
Fuente: El Observador
Link: https://www.elobservador.com.uy/en-medio-una-fuerte-crisis-gremio-agudiza-conflicto-industria-lactea-n1253285

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas