¿En qué aspectos es competitiva la lechería uruguaya y cuáles no? En estos puntos profundizó Pablo Chilibroste, docente e investigador de la Facultad de Agronomía, en la presentación “Producción primaria de leche: dónde competimos y dónde no”, en el Foro anual del Instituto Nacional de la Leche.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Analizó los últimos cinco ejercicios agrícolas, con un precio de leche al productor que promedió US$0,28 por litro frente a US$ 0,36 promedio recibidos entre 2010 y 2015 (todo a precios constantes abril 2021).

Se evaluó el comportamiento de 395 productores para observar la dinámica de los productores durante la última crisis que enfrentó el sector.

“¿Hay dinamismo durante la crisis? La hay, y en diferentes direcciones”, dijo Chilibroste.

Si se observa la situación en 2015/2016 de los establecimientos lecheros evaluados respecto a 2019/2020 prácticamente 100 productores crecieron entre 3,7% y 4,6% por año en ese periodo de crisis. Otros 100 productores crecieron en un nivel intermedio, entre 2,5% y 3,4% por año. Y unos 100 productores quedaron sin crecimiento o con decrecimiento, entre 0,9% y -1,5%.

Considerando las estrategias de los que crecieron, parte de los buenos resultados, explicó, respondieron a la alimentación. “Resultados netos: bajan el costo de alimentación, aumentan la productividad por hectárea, ajustan la carga, producen algo mas por vaca, no cambian la eficiencia y no aumentan el uso de concentrado. Es una línea de intensificación que está muy bien documentada para la lechería uruguaya en un periodo de crisis”, destacó.

En base a los datos presentados, Chilobroste consideró que hay una línea de crecimiento, donde se puede seguir incrementando la productividad con captura de mejores beneficios. “¿Qué le da sustentabilidad a este modelo de crecimiento? Creemos que esta explicado por la base de alimentación”, subayó.

Preocupa la eficiencia de conversión de alimento a leche en los sistemas de producción de leche en Uruguay, sostuvo Chilibroste en su presentación.

Algunos aspectos en los que sector compite muy mal, consideró, son que el productor dispone de pocas herramientas para ingresar en el negocio y para transitar por el mismo. El nivel de inversión pública en investigación y desarrollo en el sector es bajo. Apuntó que el modelo de aplicación de los recursos en general es ineficiente y no responde a las necesidades del sector productivo. Señaló también el déficit que existe en capacitación y tranferencia. “Este es un tema que nuestros competidores en los últimos 10 años lo están explotando muy fuertemente y estamos dando una ventaja enorme”, insistió.

La lechería compite con problemas en muchos procesos productivos y la interacción entre ellos. En la limitada capacidad de crecimiento. Y en la eficiencia de conversión de materia seca en sólidos.

Por último, Chilibroste destacó que la lechería local tiene sistemas de producción muy buenos, competitivos, flexibles y resilientes, a pesar de sus límites. Con capacidad de ajustes y cambios en tiempos de crisis, con capacidad de captura de renta en escenarios más favorables. Resaltó que Uruguay cuenta de modelos de crecimiento competitivos con control de costos de producción.

Vea la presentación completa aquí:

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas